El padre de Brian pidió a la Justicia que no liberen al menor detenido

En la antesala de una nueva marcha, Fernando Aguinaco (38) se presentó ayer en los tribunales de la Capital Federal para formalizar el pedido ante la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional porteña, luego que la defensa del menor de 15 años apelara la decisión del juez de Menores a cargo de la causa.

El padre de Brian Aguinaco, el adolescente asesinado el mes pasado durante un asalto en el barrio porteño de Flores, pidió ayer a la Justicia que se mantenga la medida de seguridad para el sospechoso inimputable por el crimen, y adelantó que hoy volverán a marchar para exigir el esclarecimiento del caso.
Acompañado de su abogado particular, Guillermo Endi, Fernando Aguinaco (38) se presentó ayer al mediodía en los tribunales de la Capital Federal para formalizar su pedido ante la Cámara de Apelaciones en lo Criminal y Correccional porteña.
El letrado explicó a la prensa que el juez de Menores a cargo de la causa, Enrique Velázquez, ya ordenó la medida de seguridad para el sospechoso de 15 años apresado en Chile, pero como la defensa apeló esa resolución, "ahora tiene que resolver la Cámara".
Para sostener la posición de los padres de la víctima, el letrado presentó un nuevo requerimiento judicial tendiente a evitar que el acusado pueda quedar en libertad debido a que es inimputable por tener 15 años.
Endi sostuvo que el sospechoso "está totalmente desamparado por su padres", por lo que considera que "no hay otra salida" que mantener la medida de seguridad. "El padre tiene causas penales en Chile y fue expulsado, y la madre está con una prisión domiciliaria, por lo que la Justicia se tiene que hacer cargo del proceso de reinserción y resociabilización del menor en un instituto", sostuvo el abogado.
Por su parte, Fernando indicó que pidieron que "no lo dejen en libertad, que lo dejen en custodia en un instituto pero que cumpla con lo que tenga que cumplir".
"Para nosotros fue un momento duro enterarnos de que estaba en Chile, que la madre, con arresto domiciliario, lo acompañó a Ezeiza y que el padre lo estaba esperando allá (...) Es feo enterarse que el supuesto asesino de tu hijo en dos días haya desaparecido del país", señaló.
Consultado sobre el debate por la edad de imputabilidad de los menores, el padre de Brian consideró que "en estos casos, cuando un menor comete un delito de esta magnitud sabe lo que hace."
"Mi hijo tenía catorce años y sabía lo que hacía. Son conscientes los chicos (...) Yo capaz que antes no pensaba así o no le daba tanta importancia. Pero cuando te toca en primera persona pensás distinto", señaló.
"Tampoco digo que en el instituto se va a enderezar el chico porque no sé si estos institutos en Argentina sirven para que el chico se reinserte", agregó.

UNA NUEVA MARCHA
PARA PEDIR JUSTICIA
Aguinaco anunció que hoy a las 20 van a marchar desde Santander y Carlos Ortíz hasta Carabobo y Rivadavia, en Flores. El objetivo es volver a pedir Justicia por el menor que fue baleado en la cara cerca de las 15 del sábado 24 de diciembre, en la esquina de Rivera Indarte y Asamblea, en el Bajo Flores, a pocas cuadras del acceso a la villa 1-11-14.
Dos mujeres iban a pie cuando fueron sorprendidas por dos ladrones en moto, uno de los cuales se bajó armado y las amenazó para que le entreguen sus carteras. En medio del forcejeo, apareció el auto manejado por Enrique Aguinaco, quien estaba acompañado por su nieto Brian.
De acuerdo a lo que pudo reconstruir la Policía, el hombre encerró con su Renault 19 a los "motochorros" en al menos dos oportunidades con intenciones de evitar que pudieran concretar el arrebato de la cartera. Sin embargo, los testigos y las dos víctimas del robo dijeron que vieron doblar el auto y los delincuentes dispararon contra el vehículo porque pensaron que los estaban persiguiendo y huyeron al interior de la villa 1-11-14.
Brian recibió un balazo en la cara y fue trasladado por su propio abuelo hasta el Hospital Piñero, desde donde fue derivado al Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez, donde agonizó durante dos días hasta que murió el martes 27.
Su muerte generó marchas y protestas de los vecinos de Flores en la comisaría 38, donde ese mismo martes por la noche hubo una serie de incidentes y destrozos en la seccional.
A raíz del caso, el ministro de Justicia y Seguridad porteño, Martín Ocampo, dispuso la remoción de toda la cúpula de la comisaría y se comprometió a reforzar la seguridad en el barrio.
En tanto, el jueves 28 de diciembre el sospechoso fue apresado en Chile y luego trasladado a la ciudad de Buenos Aires, donde al día siguiente detuvieron en la villa 1-11-14 al segundo acusado del crimen, identificado como Luis Gómez (26), alias "Yun".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico