El padre de la mujer apuñalada murió baleado en un asalto seis años atrás

Otilio Catrihual, es el padre de Angélica la mujer que fue apuñalada en un intento de robo esta madrugada. La historia de padre e hija lamentablemente fueron tocadas por la delincuencia. Otilio murió el 20 de setiembre de 2010 de un disparo en el pecho cuando un delincuente armado ingresó a su negocio. Hoy su hija lucha por su vida.

La historia de la familia Catihual está marcada con sangre, hace seis años atrás Otilio murió defendiendo su comercio, el fruto de su trabajo que le permitía darle una vida digna a su familia. El "Catri" como lo llamaban los vecinos, sufría robos constantemente desde que tuvo un almacén en el barrio San Martín hasta donde perdió su vida en el locutorio de avenida Rivadavia.

Este comerciante hizo denuncias públicas sobre robos y apuntó a bandas cuando fue necesario, pero cuando lo abordaban y se encontraba acompañado por sus hijas, solo en esos casos Otilio se resignaba y dejaba que los delincuentes se lleven todo. Esta madrugada cuando su hija fue abordada por dos personas, replicó la misma acción que su padre y protegió por sobre todo a su hija de cuatro años que estaba en el asiento trasero del auto de la familia. Ahora Angélica lucha por su vida.

El homicidio de Otilio quedó "impune", lamentó su familia en una nota exclusiva brindada a Letra Roja a cuatro años de la tragedia. Las mujeres de Catrihual, su esposa e hijas sospechan hasta el día de hoy de una venganza de DM un joven que intento atacar al comerciante y recibió importantes lesiones después de que el hombre se resistiera arrojándole agua caliente. "Recibió amenazas después de eso", indicó la mujer.

EL HECHO

El 20 de setiembre de 2010, a las 21 entró un delincuente encapuchado a Del Sur un comercio y locutorio ubicado en Rivadavia al 3500. Según, los testimonios que consiguieron los propios familiares, llevaba puesta una capucha roja y unos botines de trabajo. La investigación sostiene que el ladrón le exigió la entrega de dinero, y ante la resistencia de Otilio, le pegó un tiro en el pecho que le quitó la vida de inmediato.

Aunque otra vez había intentado defender lo suyo, esta vez no logró su objetivo. Su familia recordó que aún tenía en su cuerpo el proyectil del asalto anterior que había sufrido en 2004.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico