El PAMI continúa debiéndole más de $3,5 millones al CABIN

El Concejo Deliberante solicitó a la directora ejecutiva del PAMI Chubut, Lidia Córdoba, que agilice el sistema de facturación de prestaciones y cumpla con el pago de la deuda que desde hace meses y por más de 3.5 millones de pesos tiene con el Centro de Aplicaciones Bionucleares. Ayer se efectivizó un nuevo pago, pero el sistema de la obra social conspira cada vez más contra la prestación de salud y contra el centro de tratamiento de enfermedades oncológicas de la Patagonia.

La comisión de Salud del Concejo Deliberante, que preside el edil Nicolás Caridi del Frente para la Victoria (FpV), recibió ayer a la directora ejecutiva del PAMI Chubut, Lidia Córdoba, y a los referentes del Centro de Aplicaciones Bionucleares (CABIN), entre ellos a su director médico Jorge Brugna.
En el encuentro, convocado por la abultada deuda que la obra social de los jubilados tiene con el CABIN, desde el PAMI se adjudicó el retraso al cambio de sistema de facturación y revisión ya que desde el año pasado se dejó de lado el manual para pasar al electrónico.
Pese a que cuando se habló del cambio de sistema, se indicó que el mismo iba a garantizar el pago en tiempo y forma, la implementación efectiva del mismo no solo mantuvo la demora sino que, incluso, la acrecentó.

PREOCUPACION Y PAGO

Córdoba reconoció la deuda, comentó sobre su preocupación y reclamo hacia el PAMI central que fue lo que motivó que en la semana ya salieran dos pagos, el primero por 800.000 pesos, abonado el lunes, y ayer otro por 750.000 pesos.
La directora ejecutiva consideró que si bien el nuevo sistema implica mayor burocracia, cuando el mismo se vaya "aceitando" se logrará que los pagos lleguen en tiempo y forma. La explicación fue aceptada, pero tanto desde el CABIN como desde el Concejo se insistió en que de inmediato se cancele la deuda que pone en situación financiera muy precaria al centro de atención de enfermedades oncológicas de la región.
Caridi recordó que en el Centro de Aplicaciones Bionucleares "se tratan enfermedades oncológicas" y que, pese al retraso, "nunca se cortaron las prestaciones, porque es un centro de excelencia y no persigue fin de lucro alguno. Por eso es que el PAMI, además de ser lo que corresponde, tiene que pagar la deuda y no retrasarse más en las facturaciones", sostuvo.
En concreto, desde el Concejo se solicitó que de manera urgente "se achiquen los plazos. No puede ser que se demoren 90 días o más en los pagos. Existen otros mecanismos de procesamiento de facturación que le exigirán no más de 70 días de plazo, pedimos que se ajusten a eso, porque si el CABIN pudiera contar con esa previsibilidad distinta sería la cuestión".

EL PESO DEL PAMI

El director médico del CABIN, Jorge Brugna, destacó la reunión pero aclaró que de la misma, más allá de la amabilidad de Córdoba y la preocupación de los ediles, se fue con las manos vacías ya que "todo el atraso y el nuevo sistema de facturación lo conocíamos. El Centro no puede seguir cobrando tan tarde las prestaciones que realiza", sostuvo.
En diálogo con El Patagónico, Brugna consideró: "los controles y el nuevo sistema, que dicen que se estableció para eso, nos parecen perfectos. Lo que no entendemos es por qué el sistema siempre se antepone a la gente, al paciente que necesita el tratamiento y a nosotros que, como prestadores, se lo damos en tiempo y forma". Brugna recordó que el 80% de los pacientes que inician el tratamiento de quimioterapia en el CABIN son afiliados al PAMI cuyas prestaciones tienen un peso muy importante sobre el centro ya que, en general, el 40% de las personas que se atienden en el mismo pertenecen a esa obra social.
El CABIN, que no recibe ningún subsidio ni aporte estatal nacional o provincial, se sostiene con el pago de las prestaciones que realiza y, por otra parte, al no perseguir lucro alguno, también efectúa tratamientos y atenciones de manera gratuita.
"El sistema es cada vez más perverso y piensa menos en el paciente, en la gente", insistió Brugna que, incluso, comentó: "la mayoría de los afiliados del PAMI, por no decir todos, cuando llega al día del tratamiento no tiene los remedios que se les debieron dar de la obra social".
El médico dimensionó que para cubrir esa faltante y comenzar el tratamiento lo que se hace es "una cadena de solidaridad con los otros pacientes que se los prestan. Esto es algo que también va a desaparecer porque ahora quieren imponer un nuevo sistema de control de medicamentos, que también en la práctica irá en contra de la gente", lamentó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico