El PAMI tiene problemas para retener profesionales

Ignacio Torres mantuvo un encuentro con los 19 centros que integran la Federación de Jubilados Chubut Sur. "Nuestra prioridad número uno son las prestaciones médicas", señaló el funcionario nacional

La Federación de Jubilados Chubut Sur tuvo su reunión con los 19 centros de jubilados que la integran. Fue ayer en la sede del primer piso del Edificio Supe, con la participación del delegado de PAMI, Ignacio Torres. El funcionario reconoció que el principal problema de la obra social en Comodoro Rivadavia es la retención de profesionales de la salud.
La unidad de gestión comodorense tiene 50 de los 140 empleados del PAMI, de los cuales 16 serán jubilados en poco tiempo, indicó Torres en diálogo con El Patagónico. Solamente ellos están abocados a atender a 52 mil jubilados de toda la provincia que están afiliados a PAMI.
"El PAMI es un organismo deficitario, que no está mal porque tiene un rol social. Pero al ser deficitario, tiene que tener prioridades. Nuestra prioridad número uno son las prestaciones médicas", señaló el funcionario nacional con responsabilidades en la provincia de Chubut.
"Estuve reunido con Andrés Roca, que fue el anterior director, y teníamos un diagnóstico similar. Y muchas ideas que compartimos. El problema fue que no hubo apoyo de Nación; por eso me reuní con el gobernador para establecer lineamientos en común y trabajar con el Ministerio de Salud y PROSATE", apuntó.
"No tengo el detalle de cuáles eran las internas, pero puedo decir que al anterior director no le dejaron incorporar gente. La verdad es que lo vi muy solo cuando con el apoyo de Nación se podían hacer cosas", describió Torres. El personal está concentrado casi exclusivamente en la atención al público y descuidan otras áreas como los reintegros.
Para graficar la situación del personal insuficiente, Torres contó que en la unidad de gestión de Comodoro hay una sala con reintegros acumulados desde 2014. En algunos casos esos reintegros son de apenas 150 o 200 pesos, pero que los jubilados están esperando hace dos años.
"Si hubiera una estandarización de procesos, donde la atención sea homogénea en todas las agencias; sin los cuellos de botella con las órdenes de prestación, no haría falta más gente. Al haber un desfasaje entre los valores de la obra social de la provincia y del PAMI, esto genera muchos trámites y burocratiza mucho el manejo de los trámites", repasó.
"Hay un fenómeno particular en la provincia. Tenemos afiliados que tienen que moverse 100 kilómetros para una radiografía; pasa mucho en la cordillera, y muy pocos prestadores. Cuando nos cortan un servicio por falta de pago, levantar esa prestación cuesta muchísimo", manifestó.
"Hay profesionales que entienden que el PAMI tiene un trasfondo social, colaboran y se habla. Hay otros casos en los que son más duros, que ven la relación de costos y beneficios. No soy quién para hacer una evaluación moral de cada prestador, pero es cierto que deberíamos ver culturalmente al PAMI como un organismo social", concluyó Torres.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico