El Papa culminó otro histórico viaje en África

El Papa Francisco celebró este lunes una colorida y multitudinaria misa en el estadio deportivo de Bangui, que sirvió de broche final a su primera gira por este continente, ceremonia en la que pidió a los centroafricanos que se perdonen mutuamente y trabajen juntos por la paz.

El pontífice, que durante los seis últimos días también visitó Kenia y Uganda, volvió a darse un baño de multitudes en el austero complejo de Barthélémy Boganda.

El último servicio religioso que ofició el Papa antes de partir de vuelta al Vaticano estuvo salpicado, como en sus anteriores etapas, de bailes y cánticos envueltos en los colores de la bandera nacional, que añade el verde y azul a la simbología vaticana.

Durante el oficio, Jorge Bergoglio reiteró el mensaje central de su visita: "Dialogar con el que es diferente".

Es necesario, predicó, "perdonar al que nos ha hecho daño, comprometernos a construir una sociedad más justa y fraterna en la que ninguno se sienta abandonado".

"Ustedes, queridos centroafricanos, deben mirar sobre todo al futuro y, apoyándose en el camino ya recorrido, decidirse con determinación a abrir una nueva etapa en la historia cristiana de su país, a lanzarse hacia nuevos horizontes", añadió.

Francisco llegó sobre las 9.15 hora local a un estadio abarrotado por cerca de 30.000 personas. Lo hizo en un papamóvil abierto y más rudimentario que en otras visitas, pero custodiado por un gran número de guardaespaldas y un apabullante cordón de seguridad.

Curiosamente, el último gran acto celebrado en este mismo recinto fue un mitin del ex presidente François Bozizé días antes del golpe de estado de los rebeldes Séléka (del norte musulmán) en marzo de 2013.

Seguí leyendo en MinutoUno.com.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico