El Papa despejó el camino para que la Madre Teresa de Calcuta sea santa

El papa Francisco despejó en el día de su cumpleaños 79 el camino para que la Madre Teresa de Calcuta sea santa, y probablemente canonizada el próximo 4 de septiembre.

El sumo pontífice resolvió el jueves por la tarde, en el día de su cumpleaños, ratificar el reconocimiento del milagro atribuido a la Madre Teresa y dispuso la promulgación del decreto para su canonización, informó el diario de la Conferencia Episcopal Italiana, Avvenire.
La fecha de esta ceremonia “será publicada en el próximo Consistorio”, la asamblea con la presencia de cardenales que se realizará en febrero próximo, aunque “con toda probabilidad” será el “4 de septiembre en el Año de la Misericordia”, indicó la publicación.
“El 15 de diciembre, el caso de una curación extraordinaria fue puesta bajo la última evaluación del congreso de obispos y cardenales reunidos en Congregación, quienes después de haber escuchado la exposición de un ‘ponente’ han expresado su juicio plenamente positivo para someterlo a la aprobación del papa”, agregó el periódico.
El milagro aprobado ocurrió el 9 de diciembre de 2008 en Brasil y la persona beneficiada fue un hombre adulto que padecía de abscesos múltiples en el cerebro y que debía ser operado. Sin embargo, frente a una terapia que no tenía resultados y sin haber sido intervenido quirúrgicamente, se curó de manera completa y duradera, describe la fuente.
El médico explicó durante la fase de estudio de este supuesto milagro que no ha visto "nunca un caso como este" y que todos los pacientes similares que había tratado en sus 17 años de profesión habían fallecido, informó Avvenire.
El pasado 10 de septiembre el consejo de médicos de la Congregación para la Causa de los Santos declaró por unanimidad que la curación es “científicamente inexplicable”, paso previo necesario para una canonización.
Ese fue el segundo milagro, requisito fundamental para la canonización; el primero tuvo lugar el 5 de septiembre de 1998 y la protagonista fue una mujer india de religión animista que padecía un tumor en el abdomen. Se curó después de que le colocaran en la zona una medalla que había pertenecido a la monja.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico