El Papa llamó a la "reconciliación y la paz" entre armenios y turcos

En 2015, Francisco ya había hablado de "genocidio armenio" para recordar el centenario de la matanza por parte del entonces Imperio Otomano, lo que generó un altercado diplomático del Vaticano con Turquía.

El papa Francisco renovó su pedido de "reconciliación y paz" entre los pueblos armenio y turco, lamentó los "grandes obstáculos en el camino de la paz", y pidió en Ereván por la "unidad" de los cristianos.
A pocos kilómetros de la frontera cerrada entre ambos países, y luego de haberse referido como "genocidio" (algo que Turquía niega) a la matanza y persecución de más de un millón y medio de armenios en 1915 por el entonces imperio otomano, Francisco lamentó "¡qué grandes son hoy los obstáculos en el camino de la paz y qué trágicas las consecuencias de las guerras!".
Tras su visita al memorial del genocidio en las afueras de Ereván, en el que pidió un "nunca más de tragedias como éstas", Francisco encabezó un encuentro ecuménico en la Plaza de la República de la capital armenia, frente a más de 50 mil personas, en la más numerosa de las actividades en su visita al país asiático que inició ayer y se extenderá hasta este domingo.
"Luego de afirmar que "la memoria no debe ser diluida ni olvidada" sino que "es fuente de paz y de futuro", el sucesor de Pedro se dirigió a los miles de jóvenes que lo escucharon en una ciudad en la que resuenan aún con fuerza las palabras del Papa hablando ayer de "genocidio".
En ese marco, convocó a los armenios: "Hará bien a todos comprometerse para poner las bases de un futuro que no se deje absorber por la fuerza engañosa de la venganza; un futuro, donde no nos cansemos jamás de crear las condiciones por la paz: un trabajo digno para todos, el cuidado de los más necesitados y la lucha sin tregua contra la corrupción, que tiene que ser erradicada".
"Queridos jóvenes, este futuro os pertenece, sabiendo aprovechar la gran sabiduría de vuestros ancianos, desead ser constructores de paz, no notarios del status quo, sino promotores activos de una cultura del encuentro y de la reconciliación", deseó el Obispo de Roma.
En 2015, Francisco ya había hablado de "genocidio armenio" para recordar el centenario de la matanza por parte del entonces Imperio Otomano, lo que generó un altercado diplomático del Vaticano con Turquía, sucesora del desaparecido imperio, que incluyó el retiro del embajador del país ante la Santa Sede por casi un año.
Por último, Francisco destacó la labor de los armenios de la diáspora y les aseguró que "el mundo entero necesita de vuestro mensaje, necesita de vuestra presencia, necesita de vuestro testimonio más puro".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico