El Parlamento de Venezuela aprobó abrir un juicio político contra Maduro

El presidente de la Asamblea, Henry Ramos Allup, terminó el debate defendiendo la jerarquía del foro legislativo de declarar la responsabilidad política del presidente en el cuadro económico y social del país.

La mayoría opositora en la Asamblea Nacional venezolana aprobó abrir un juicio político para determinar la responsabilidad política del presidente Nicolás Maduro en la crisis económica y social del país.
El acuerdo incluye citar a Maduro para que comparezca el martes 1 de noviembre a la cámara y responda a los cuestionamientos expresados durante el debate, que se dio en momentos en que el mandatario regresaba al país después de una gira, en busca de acuerdos para reflotar los precios del barril petrolero.
La Asamblea informó que fue aprobado el inicio de la evaluación y determinación de la responsabilidad política del presidente en la crisis del país, al tiempo que solicitó la comparecencia del gobernante para que exponga sobre su posible "responsabilidad en las graves violaciones a la Constitución, derechos humanos y la democracia" y en la "devastación de la economía".
El presidente de la Asamblea, Henry Ramos Allup, terminó el debate defendiendo la jerarquía del foro legislativo de declarar responsabilidad política del presidente en el cuadro económico y social del país.
El jefe de la bancada opositora, Julio Borges, dijo que el presidente tendrá derecho a la defensa en el juicio político que impulsa la cámara. "Es un proceso que se inicia este martes con la intervención de diputados oficialista y opositores. Seguimos exactamente en la hoja de ruta" que plantea determinar responsabilidades de otros poderes públicos por violar la Constitución, señaló.
"Es un proceso que se inicia este martes con la intervención de diputados oficialistas y opositores. Seguimos exactamente en la hoja de ruta" que plantea determinar responsabilidades de otros poderes públicos por violar la Constitución, señaló el jefe del grupo de diputados opositores, Julio Borges.
Las leyes venezolanas no prevén la posibilidad de destitución del presidente del país a partir de un juicio político parlamentario como existe en otros países de la región. En cambio, disponen que el mandato del jefe del Estado puede ser revocado a través de un referendo como el que la oposición exigió durante meses y que acaba de ser bloqueado por las autoridades electorales, dependientes del chavismo.
El oficialismo, que se opuso a la apertura del proceso, desestimó las decisiones del Poder Legislativo, debido a que su actuación no generará consecuencias directas, ya que sus actos son nulos desde que fue declarada en desacato por el Supremo venezolano.

VUELTA DE ROMA

Mientras se desarrollaba la sesión en la Asamblea, miles de militantes chavistas se movilizaron vestidos con camisas rojas para dar la bienvenida al regreso de Maduro, quien el lunes fue recibido por el papa Francisco en Roma, en coincidencia con el anuncio de El Vaticano acerca del establecimiento de un "diálogo nacional" entre oficialistas y opositores que será inaugurado el próximo domingo en la isla Margarita.
La manifestación pasó por la sede del Legislativo y los militantes cantaron: "Y va a caer, y va a caer, esa Asamblea va a caer".
Frente a los manifestantes, desde el Palacio de Miraflores, Maduro convocó para hoy al Consejo de Defensa de la Nación (Codena), un organismo integrado por miembros de todos los poderes del Estado, para analizar la crítica situación.
El encuentro servirá para "evaluar el golpe parlamentario de la Asamblea Nacional y el plan de diálogo de paz", añadió el Presidente.
Desde el chavismo, el jefe de la bancada oficialista, Héctor Rodríguez, denunció que la oposición pretende dar un golpe de estado contra Maduro con herramientas similares a las utilizadas en Brasil para destituir a Dilma Rousseff.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico