El peligroso juego "Ballena azul" llegó al país y ya hay dos víctimas

En la "Ballena azul" los jugadores deben realizar 50 desafíos que van desde ver sin descanso durante más de un día películas de terror, autolesionarse, cortarse con un cuchillo el brazo con forma de una ballena, hasta llegar al suicidio.

Un adolescente sanjuanino que pelea por su vida y una niña platense que se autolesionó pero que se presume está fuera de peligro son los dos primeros casos conocidos en el país de jóvenes que jugaron a la “Ballena azul”, un macabro desafío que ya se cobró 130 vidas en Rusia y que ya había desembarcado en América Latina.
El joven de San Juan, que se encuentra internado en terapia intensiva tras ingerir una caja de pastillas para la presión arterial, había publicado en las redes sociales que se encontraba jugando a la "Ballena azul", el juego que incita al suicidio.
El adolescente anunció el hecho en un mensaje de Whatsapp en el que escribió como despedida: "adios a todos. Los amo", informó hoy la familia del menor.
El joven que está internado en terapia intermedia tras superar un estado crítico, vive con sus padres y tres hermanos en Rawson, localidad cercana a la ciudad de San Juan, y fue auxiliado por su mamá Mónica a las 7 de la mañana de ayer, cuando se preparaba para ir a la escuela y se desmayó en el baño de la casa.
La familia contó ayer que el adolescente publicó en su whatsapp dos minutos antes de la 1 del martes, un texto que decía "Jugando al juego de la ballena azul" y que 4 minutos después escribió "Adios a todos. Los amo".
El adolescente, cuyo caso es el primero que se conoce en Argentina vinculado al macabro juego virtual en el que los participantes deben cumplir una serie de retos cada vez más peligrosos para terminar con el suicidio, fue atendido ayer por la mañana en el Servicio de Urgencias del Hospital Rawson, donde le realizaron "análisis, lavaje de estómago y una tomografía", contó un hermano mayor que reside en Mendoza.
El centro médico aseguró que tras los primeros auxilios, a las 11 de la mañana ingresó a la terapia intensiva del Hospital de Niños dentro del mismo nosocomio, y a las 14 abrió por primera vez los ojos.
En la sala de espera del hospital el padre del menor dijo que la familia se sorprendió con el caso y que "después que se descompuso, vi un paquete de pastillas arriba de la mesa" indicado para controlar la presión arterial.
Mónica, la madre del adolescente, señaló a la prensa en el ingreso al centro médico que sabía que existía el juego "pero no me imaginé nunca que él sería capaz de hacer una cosa así", relató.
"Cuando nos enteramos de eso, le dijimos que tuviera cuidado con ese juego porque era muy peligroso. Él dijo que jamás lo jugaría porque es satánico", recordó Mónica, cuya familia asiste a una Iglesia Evangélica.
"Yo hablé con él. Nuestra familia es muy unida y siempre estuvo muy contenido", agregó.
Mónica informó que su hijo "ya está fuera de peligro", mientras que uno de sus hermanos contó a través de las redes sociales que el menor había publicado que se encontraba jugando a la Ballena Azul pero que no le había dado importancia hasta ahora.
"¿Cómo no me di cuenta de tus estados, hermanito? Si me hubiera dado cuenta no estarías así hoy. Me siento culpable", publicó el hermano del adolescente.

OTRO CASO EN LA PLATA

A su vez, los abuelos de una niña platense de 12 años denunciaron ante una dependencia policial en La Plata que la menor se había autolesionado uno de sus dos brazos jugando "un juego que conoció en Internet" y que creen que sería una nueva víctima de la "Ballena Azul.
Hasta el momento se sabe que la vida de la menor no corría peligro, aunque la práctica podía haberla llevado a la muerte.
En la “Ballena azul" los jugadores deben realizar 50 desafíos que van desde ver sin descanso durante más de un día películas de terror, autolesionarse, cortarse con un cuchillo el brazo con forma de una ballena, hasta llegar al suicidio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico