El peronismo arriesga en octubre su mayoría absoluta en el Senado

Si la Alianza Cambiemos le arrebata en las elecciones legislativas de octubre tan sólo seis de las 16 bancas que pone en juego el PJ, cambiará la correlación de fuerzas en la Cámara alta.

Con el siempre latente fantasma de la ruptura, el peronismo en el Senado arriesga la mayoría absoluta y con ella el quórum necesario para sesionar que ostenta prácticamente sin fisuras desde la crisis de 2001, si Cambiemos le arrebata en las elecciones legislativas de octubre tan sólo seis de las 16 bancas que pone en juego el PJ.
De los 24 puestos que se renuevan en la Cámara alta este año, sólo cuatro corresponden a Cambiemos, dos al peronismo disidente, una al Frente Renovador de la Concordia de Misiones y una al GEN-FAP.
Las 16 restantes pertenecen al bloque de los 42, la mayoritaria bancada del FPV-PJ que, a diferencia de lo que ocurre en la Cámara de Diputados, aglutina aún a sectores tan disímiles como el ultrakirchnerismo que venera a la ex jefa de Estado Cristina Fernández de Kirchner y los peronistas moderados que se encolumnaron detrás de la candidatura de Florencio Randazzo.
A horas del cierre de listas de cara a las PASO del 13 de agosto, la amenaza de perder la mayoría absoluta y el quórum propio de 37 senadores necesarios para sesionar sin la ayuda de otros bloques sobrevuela al peronismo en el Senado, que ha sorteado hasta el momento con éxito el fantasma de la ruptura, bajo la cautelosa conducción de Miguel Pichetto.
Juan Manuel Abal Medina, uno los senadores del FPV-PJ que concluye su mandato en diciembre próximo y que apoya la postulación al Senado de Randazzo, dijo a Télam que no les preocupa la pérdida de la mayoría absoluta aunque acepta que el justicialismo puede perder bancas en la elección de octubre.
"Más allá de que perdamos algunos lugares, nuestro bloque va a continuar siendo la primera fuerza lejos en el Senado", aseguró el ex jefe de Gabinete entre 2011 y 2013 y consideró que "se debería seguir en el camino" de aunar esfuerzos para evitar la ruptura del bloque, tal como le ocurrió al titular de la bancada del PJ Héctor Recalde en la Cámara baja.
Abal Medina es junto a María Laura Leguizamón uno de los 16 cuyas bancas arriesgan el PJ. Ambos pertenecen al mayor distrito del país, la provincia de Buenos Aires y no competirían por su reelección. Por esta jurisdicción, también Jaime Linares, tampoco buscará quedarse, algo que dejaría al Frente Renovador de Sergio Massa y Margarita Stolbizer con solo dos bancas que le responden en la Cámara alta.

LOS QUE RENUEVAN
El PJ debe renovar también este año los puestos de María Teresa González y José Mayans (FPV-PJ por Formosa); de Walter Barrionuevo y Liliana Fellner (FPV-Jujuy); de Ruperto Godoy y Marina Riofrio (FPV-PJ por San Juan); de Daniel Pérsico (FPV-PJ por San Luis); de Hilda Aguirre, Teresita Luna y Carlos Menem (FPV-PJ-La Rioja); de Virginia García y María Ester Labado (FPV-Santa Cruz), y de Juan Irrazabal (FPV-Misiones) y Salvador Cabral (Frente Renovador de la Concordia-FPV Misiones).
De todos ellos, sólo Menem, Mayans y Labado expresaron abiertamente hasta el momento sus intenciones de competir por la renovación de sus bancas. Fellner afirmó que sería candidata por Jujuy pero no aclaró si buscará quedarse en el Senado o irá por Diputados.
Por el oficialismo, Luis Naidenoff (UCR-Formosa) irá por su reelección, al igual que la jujeña Silvia Giacoppo (UCR) y el recientemente incorporado a Cambiemos, Roberto Basualdo (PJ-San Juan) mientras que Alfredo Martínez, (UCR-Santa Cruz) dejará su banca para que el ahora diputado nacional y presidente de la UCR de Santa Cruz, Eduardo Costa, de la batalla por ese lugar.
En las elecciones de hace seis años el FPV obtuvo la victoria en todos los distritos en los que participó, a excepción de San Luis. Dentro del PJ, es el FPV el que más bancas arriesga en octubre.
Cambiemos se encuentra esta vez en una posición más cómoda ya que tiene poco para perder y mucho para ganar. Sólo apuesta cuatro bancas y aspira a sumar más a su bloque de actualmente 17 senadores. "El kirchnerismo extremo va a perder bancas y nosotros vamos a sumar en al menos cinco provincias, incluida Buenos Aires", vaticinó, optimista, el presidente del Senado, Federico Pinedo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico