El piloto Cristian Marsicano recibió 4 años de suspensión

La Federación Chubutense de Automovilismo le aplicó un duro castigo por el incidente ocurrido durante la penúltima fecha del año en la categoría Renault 12 Chubutense con Javier Casas. El equipo de Puerto Deseado no está de acuerdo con la medida y remarca que al ex campeón no se lo sancionó.

El piloto de Puerto Deseado, Cristian Marsicano, recibió 4 años de suspensión por parte de la Federación Chubutense de Automovilismo como consecuencia de lo ocurrido en la penúltima fecha disputada en Comodoro Rivadavia en la categoría Renault 12.
En esa oportunidad, Marsicano se vio involucrado en un incidente en pista con Javier Casas, pero el altercado siguió en parque cerrado. Aparentemente, y ante la denuncia realizada ante la Federación Chubutense por parte del ex campeón de los Renault 12 se le aplicó la sanción.
Durante la prueba de la monomarca Renault 12 en el autódromo General San Martín, Casas tocó a Marsicano en la entrada al chico, y ambos terminaron al costado de la pista, pero en parque cerrado hubo más incidentes entre ambos pilotos. Una recriminación que pasó a mayores, y luego vino la denuncia que derivó en la sanción.
Ambos pilotos, al venir de la provincia de Santa Cruz se conocían en las pistas sureñas, y al parecer un toque en el barrio Industrial siguió la disputa. Cuatro años de inhabilitación parece demasiado para un piloto, que por estas horas evalúa que harán.
La máquina de Marsicano, producto del golpe en esa competencia quedó prácticamente destruida. Sufrió la rotura del semieje, la caja y el radiador, y el equipo no comparte la determinación impuesta por Federación, que además es inapelable.
Nada justifica la agresión, pero los Marsicano manifiestan que a Javier Casas no se lo sancionó ni por la maniobra en pista, que perjudicó a Cristian, y tampoco después con lo que aconteció.
El equipo "Hi-Mac Competición" analizará en los próximos días, cuando finalice el año, la posibilidad de retirar de la categoría sus autos, porque entienden que la medida es excesiva y además no fue justa, dado que al otro involucrado no se lo sancionó.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico