El PJ empezó a debatir su futuro

La conducción provincial justicialista, que encabeza Carlos Eliceche y que tiene mandato vencido, pero prorrogado por 6 meses más desde el 13 de noviembre, sobre la que ya se había comenzado a hablar luego de la derrota del gobernador Martín Buzzi el 25 de octubre, está en pleno debate tras la victoria de Mauricio Macri en el balotaje del domingo 22.

En la provincia de Chubut, tras la derrota del Frente para la Victoria el 25 de octubre donde Mario Das Neves, de Chubut Somos Todos (ChuSoTo), se quedó con la gobernación, y la del domingo 22, en la que Mauricio Macri, de la alianza Cambiemos, obtuvo la presidencia sobre Daniel Scioli, generaron un fuerte impacto puertas adentro del Partido Justicialista.
La conducción que, tras la renuncia de Rafael Williams encabeza Carlos Eliceche, finalizó su mandato el pasado 13 de noviembre pero tiene mandato prorrogado por 6 meses más, lapso en el cual se deberá convocar a elección interna de autoridades, algo que ya se comenzó a reclamar desde el 25 de octubre, pero con mayor firmeza tras la derrota en el balotaje presidencial donde el intendente Néstor Di Pierro llevó la voz cantante en las críticas hacia la dirigencia y al gobernador Martín Buzzi.

EXPECTATIVA CON LA
RENOVACION NACIONAL
En el PJ provincial se quiere aguardar qué sucederá a nivel nacional donde, tras la pérdida electoral en el balotaje, se comenzó a armar un nuevo entramado de viejos y nuevos dirigentes que están distanciados del Frente para la Victoria que, se supone, será conducido por Cristina Fernández de Kirchner, aunque ya sin el poder que representa ejercer la Presidencia.
En función de ese reordenamiento que se viene, en la provincia de Chubut, por ejemplo, habrá que ver qué papel jugará el gobernador Das Neves quien, junto con sus principales dirigentes, se desafilió del justicialismo para formar partido propio, desde el cual ganó las elecciones.
A nivel nacional, tanto Sergio Massa como otros dirigentes de peso del peronismo, entre ellos los gobernadores Juan Manuel De la Sota, Juan Manuel Urtuyey y Alberto Rodríguez Saá, están armando su estrategia para quedarse con el manejo del partido a nivel nacional. Este sector entiende que, desde la gobernación, Das Neves debe regresar al PJ y ser una figura de peso en el rearmado nacional y sumarse a esta "liga de gobernadores", desde la que se pretende conducir al partido.
Esta corriente de opinión también se reproduce en la provincia, en el sector peronista de ChuSoTo, donde sin embargo se maneja un dato clave y es que, salvo que haya una excepción, ni Das Neves ni los dirigentes que renunciaron al PJ pueden ser candidatos partidarios, si es que antes no pasan dos años desde su eventual nueva afiliación.
En ChuSoTo, más allá de lo que opina la rama peronista, se piensa en estos momentos en redondear "un buen equipo de trabajo para la gobernación" y potenciar a su partido que –entienden- debe ser quien apoye al todavía diputado nacional en su tercera gestión al frente de la gobernación.

LOS CANDIDATOS
A nivel provincial, tras la derrota de Buzzi y el anuncio de retiro de la vida política de otro gran derrotado, Carlos Eliceche, son muy pocos los nombres que tienen el peso y la potencia para conducir el Partido Justicialista.
El ex intendente de Esquel, Rafael Williams, perdió su chance al renunciar a la conducción y trabajar para Das Neves en la última elección; el vice gobernador Gustavo Mac Karthy también es una de las caras de la derrota, y su vencedor, Adrián Maderna, tiene militancia peronista pero también fue candidato de ChuSoTo.
Es en ese contexto donde nuevamente aparecen con fuerza los nombres de Comodoro en una lista que encabeza el actual intendente, Néstor Di Pierro, junto con su vice y futuro jefe comunal, Carlos Linares; el senador nacional Marcelo Guinle, que aparece como una clara prenda de unidad y de atracción detrás suyo de una renovación generacional, y hasta el titular de Petroleros Privados, Jorge Avila, quien parece estar dispuesto ir por todo y buscar el año próximo, desde Petrominera, la reelección en Petroleros Privados y también la conducción partidaria.
Los nombres y las estrategias están ya en marcha pero seguramente no habrá definiciones antes de marzo, ya que la dirigencia dejará pasar los meses de verano, ver qué sucede a nivel nacional y recién entonces comenzar a programar las elecciones, que deberían realizarse entre mayo y junio, con la mira puesta en 2017, cuando haya que renovar dos diputados nacionales.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico