El plenario petrolero avaló el paro total de la producción

Chubut se suma así a la medida de fuerza que desde las 0 de mañana también se desarrollará en Neuquén, Río Negro, La Pampa, Santa Cruz y Salta. Las empresas ofrecieron un 25% de incremento salarial y los sindicatos reclaman que además de una mejora de ese porcentaje se garantice que no habrá despidos. Si no prosperan las negociaciones se avanzaría con un paro por tiempo indeterminado a partir del 4 de julio. Avila denunció "aprietes" del Gobierno nacional.

Con la presencia del secretario general del Sindicato de Petroleros Privados Chubut, Jorge Avila; la comisión directiva y el cuerpo de delegados; en el plenario celebrado ayer al mediodía en el salón recreativo de ese gremio se decidió por unanimidad adherir a las medidas de fuerza acordadas por los sindicatos petroleros de las principales cuencas del país, en rechazo al ofrecimiento salarial de la cámara empresaria. El paro se iniciará a las 0 del lunes y se extenderá por 48 horas, con afectación de la producción de petróleo y gas.
Para mañana está acordada una nueva reunión de la dirigencia con el gobierno nacional y la cámara empresaria. En caso de no llegar a un acuerdo salarial, se anunció que las medidas de fuerza se extenderán por 72 horas y de persistir la situación el lunes 4 de julio empezará un paro por tiempo indeterminado.
El paro de actividades se resolvió a nivel nacional a raíz de la negativa de las operadoras a garantizar las fuentes laborales como condición adjunta al acuerdo de una nueva pauta salarial para el sector.
Petroleros Privados Chubut, junto a los otros dos sindicatos que forman parte de la cuenca del Golfo San Jorge -Jerárquicos de la Patagonia Austral y Convencionales de Santa Cruz- acordó el cierre y paralización de yacimientos de petróleo y gas como también de las plantas de Termap, tanto en Comodoro Rivadavia como en Caleta Olivia.
Además, se cerrarán todas las bases y oficinas petroleras, de empresas contratistas y proveedores de la industria hidrocarburífera y de bases de servicios de transportes petroleros.

INFORME DE SITUACION
En el comienzo del plenario, "Loma" Avila expuso que la negociación salarial comenzó en febrero, ocasión en la cual se pidió un aumento del orden del 30% y una suma fija de 30 mil pesos. Incluso gremios como el de Neuquén solicitaron un 40% de incremento.
En otro orden, el dirigente petrolero chubutense comentó las consecuencias que traería la reducción horaria de tareas en algunos sectores. "Sufrimos el salario de ocho horas y por eso el trabajador ha sufrido el achicamiento de su salario", afirmó.
Así explicó que frente a la caída de la actividad, en esa mesa del salario las empresas plantearon la discusión sobre fijar turnos de ocho horas de trabajo –sin horas extras- ante lo cual los gremios aseguraron que podrían aceptar esa reducción pero que se garantice que no se producirá ningún despido hasta julio de 2017.
Frente a los pedidos de los sindicatos, indicó Avila, la cámara empresaria ofertó sólo un 20% de aumento a pagar de manera escalonada y se establecieron tres mesas de negociación, la de la Federación, la de Neuquén y la de los petroleros de Chubut, Santa Cruz y Mendoza, pero en ninguna hubo acuerdo.
El jueves luego de una oferta de los empresarios de una suma fija de 15 mil pesos y un aumento prorrateado a marzo de 2017 del orden del 25%, a nivel nacional, los dirigentes petroleros de las distintas cuencas resolvieron iniciar un plan de lucha y retirarse de la mesa de la negociación.

MODALIDAD DEL PARO
Los integrantes del plenario acordaron que el paro de mañana y el martes se desarrollará sin piquetes. "La moción es demostrar que podemos parar la actividad en el país sin un solo piquete y demostrar al gobierno que es por ellos que hacemos esta medida, porque nos empujaron", argumentó Avila.
Recordó que hoy se está importando petróleo y que eso genera mayores inconvenientes en la producción interna. "Compran un barco y no la producción argentina. El gobierno paga incentivos que se los quedan las refinadoras porque el gasoil y la nafta no bajan de precio", cuestionó.
"Si las operadoras no pueden vender petróleo a las refinadoras, es imposible que los equipos vuelvan a subir. El Gobierno nacional nos aprieta y dice que si no aceptamos esto quedaremos con la gente en la calle porque van a importar más barcos", sentenció.
"Hay trabajadores que cobran 15 o 18 mil pesos y no llegan a fin de mes, entonces hay que arreglar salarios lo más rápido posible, pero también tener garantías de que vamos a tener trabajo, que van a haber controles. Y no que se diga que no hay puertos para descargar los barcos y después resulta que hay diez barcos que se han descargado, y que hay un montón de operadoras chiquitas que no le pueden vender petróleo a nadie porque (las refinadoras) están comprando o importando", insistió.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico