El poco conocido paso del Che Guevara por Comodoro

Antes de emprender su mítico viaje por Latinoamérica, de protagonizar la revolución en Cuba y sembrarla en el resto del continente, Ernesto Guevara Lynch, con solo 22 años, fue enfermero en barcos petroleros que tenían al puerto comodorense entre sus destinos.

La vida de Ernesto Guevara sigue escribiéndose casi medio siglo después de su asesinato en Bolivia. Por su figura mítica son numerosos los historiadores que intentan reconstruir aspectos todavía desconocidos de su existencia, sobre todo aquellos vinculados con los años previos a que se transformará en el "Che".
A partir de esas investigaciones, El Patagónico accedió a un material que confirma lo que muchos memoriosos hablan: que cuando Ernesto Guevara todavía era un joven que buscaba avanzar en sus estudios de medicina, pasó por Comodoro Rivadavia.
Para ratificarlo está la documentación de la Agencia de Noticias Paco Urondo, y del Instituto Nacional de Revisión Histórica Manuel Dorrego, que citan en gran parte fragmentos de la obra de Lois Pérez Leira, el escritor y documentalista que editó un libro sobre aspectos pocos conocidos de la vida del Che.
También hay datos sobre el paso de Ernesto Guevara por la Capital Nacional del Petróleo, en "Ernestito, vivo y presente" de Adys Cupull y Froilán González de la editora política La Habana (1989), y en el trabajo presentado, en 2007 por la "Agrupación Petróleo Argentino", adherida a la Federación de Trabajadores de la Energía de la República Argentina.
Parte de este material fue acercado a El Patagónico por el ingeniero Rodolfo "Chiru" López, cuando se enteró que este diario buscaba datos precisos sobre Guevara en Comodoro Rivadavia.
Este diario consultó también Juan Martín Guevara, quien si bien no aportó datos nuevos, confirmó que su hermano pasó por esta ciudad a bordo de los buques mercantes Anna G y Florentino Ameghino.

EL ENFERMERO
La historia indica que en su afán de conocimiento, a finales de 1950 el joven Ernesto Guevara, con un certificado conseguido por algunas influencias que movió su padre, obtuvo la habilitación para trabajar como enfermero en buques mercantes de la marina argentina, a la que se embarcó en febrero de 1951, cuando tenía 22 años.
Como enfermero, Ernesto viajó y trabajó en los ya mencionados cargueros "Anna G" y "Florentino Ameghino", lo mismo que en el "San José" y el General San Martín", que eran parte de la flota de Yacimientos Petrolíferos Fiscales.
Las travesías del Che, previas al mítico viaje latinoamericano que luego emprendería con su amigo Alberto Granado, van desde febrero de 1951 hasta enero de 1952 y permitieron que el joven estudiante de medicina viajara desde Buenos Aires a Comodoro Rivadavia y luego hasta Trinidad Tobago, Brasil y Venezuela.
La intención de Guevara, según el relato de Lois Pérez Leira, era embarcarse en la flota mercante para juntar dinero y experiencia, estudiar las materias que le faltaban en su carrera de Medicina y olvidarse o repensar en el amor que sentía por la cordobesa María del Carmen Ferreyra, alias "Chichina".
La matrícula como enfermero la consiguió el 22 de diciembre de 1950, pero pese a sus ansias y a ya tener el carnet en mano, Ernesto optó por pasar las fiestas en familia.
Ya con el año nuevo de 1951, se presentó en la empresa estatal Flota Argentina de Navegación de Ultramar (FANU), que posteriormente se llamó Empresas Líneas Marítimas Argentinas (ELMA). Así llegó su primera suplencia como enfermero en el carguero Anna G, al que se embarcó el 9 de febrero de 1951.
La periodista Julia Constenla también escribió sobre estos viajes y así indicó que en este viaje Guevara "conoció las costas sureñas de Comodoro Rivadavia y puertos del Brasil, Venezuela y Trinidad Tobago".

CIRUGIA CON CUCHILLO
Mientras leía, tanto los libros de Medicina como novelas, el enfermero Guevara no tenía mucho trabajo, tan solo atender algunos dolores de cabeza o descomposturas de los trabajadores navegantes, aunque también se comenta que en altamar tuvo que realizar una apendicetomía, algo que practicó con un cuchillo de cocina "porque el único bisturí de abordo había sido utilizado en una pelea a cuchillo y embargado luego como prueba judicial". Así se cita en el escrito publicado por la agencia de noticias Paco Urondo.
Cumplida su primera travesía y tras pasar en Buenos Aires algunos días en familia, Ernesto logró una nueva suplencia, esta vez en el buque tanque argentino General San Martín, una embarcación mucho más grande y que tenía como misión trasladar petróleo crudo y derivados desde el exterior, más precisamente Venezuela y Trinidad y Tobago. Fue un viaje que emprendió el 9 de mayo de 1951, pero este destino no lo trajo a Comodoro sino que embarcó desde San Lorenzo, Santa Fe, hacia Trinidad y Tobago.
Posteriormente, Guevara se desempeñó como enfermero en el San José y en el Presidente Perón, que luego en la autodenominada revolución libertadora fue rebautizado como "General Las Heras".
El 29 de diciembre de 1951, ya alejado de la flota mercante y tal vez alentado por lo vivido en el mar, Ernesto Guevara emprendió desde Córdoba -junto a Alberto Granado- el viaje en la moto Poderosa II, a esta altura tan mítica como su piloto, que años después y para siempre se transformó en el Che.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico