El policía asesinado en un robo fue bombero en Comodoro: así lo recordaron sus amigos

Miguel Cruz, cabo de la Policía Federal, fue asesinado en un intento de robo en El Palomar. También era bombero, tarea en la que dio sus primeros pasos en esta ciudad: sus amigos del Destacamento Tres lo recordaron con un profundo pesar.

Miguel Cruz, tenía 35 años, era cabo de la Policía Federal en Buenos Aires, fue asesinado por delincuentes el martes por la noche frente a la puerta de su casa en la calle Chanas 2244, en El Palomar.

Cerca de las 22 horas del martes, el cabo llegó a su casa -a bordo de su auto Volskwagen Gol Trend vestido con ropa de civil -cuando fue sorprendido por al menos un delincuente armado que lo amenazó. Aparentemente, se identificó como policía y mostró su pistola calibre 9 milímetros reglamentaria y se originó un intenso tiroteo. El policía recibió un balazo en el tórax del lado izquierdo que provocó su muerte.

La muerte del joven policía conmocionó a la comunidad, que también lo conocían por su labor como bombero voluntario del Destacamento 1 de El Palomar, pero sus primeros pasos en esta vocación los dio en Comodoro Rivadavia, es que si bien su familia era de Buenos Aires, a los 12 años llegó a esta ciudad por el traslado de su padre, que pertenecía a la Fuerza Aérea.

Sus amigos del Destacamento 3 de esta ciudad, lamentaron el asesinato del joven, a quien vieron crecer y desarrollar su vocación de servicio. A través de la cuenta de Facebook le dieron una sentida despedida y recordaron los años compartidos.

Embed

"Entró a los 18 años en el año 1.999 como cadete y estuvo con nosotros hasta el 2003, estudiaba en la Escuela Hipólito Yrigoyen, salía del colegio y se venía para acá", relataron sus compañeros del Destacamento a El Patagónico, tras lamentar su partida de "un pibe espectacular".

En el año 2.003, por razones de estudio y trabajo, regresó a vivir a Buenos Aires , allí ingresó a la escuela de Policía, pero los más de 1.800 kilómetros de distancia no impidieron que siga manteniendo el contacto con quienes fueron su segunda familia.

"Nosotros tenemos un grupo de WhatsApp de todos los integrantes de cuartel y él estaba ahí, seguía participando y opinando. Tenía relación con varios de acá. Dejaba mensajes y se acordaba de los cumpleaños", indicaron. Incluso recordaron que el mismo día del fallecimiento "le mandó mensajes a un cadete de 18 años que comenzó a salir a emergencias y le contaba sus recuerdos", de los años vividos en Comodoro.


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico