El policía denunciado por golpear a un taxista niega haberlo agredido

Después de que un taxista lo acusara de conducir en estado de ebriedad y de haberlo agredido el domingo a la madrugada, el agente de policía Carlos "Toto" Alvarez dio a conocer su versión del incidente ante El Patagónico. Afirmó que él no conducía y que tampoco le pegó al taxista.

El domingo a la madrugada, la Peugeot Partner en la que viajaba Carlos Alvarez junto a tres amigos panaderos, chocó a un Chevrolet Corsa estacionado en la avenida Juan XXIII. Según denunció uno de los amigos de Alvarez, desde el interior de una vivienda salió un hombre delgado, de baja estatura, que con un palo comenzó a romper los vidrios de la utilitaria.
Alvarez contó que cuando estallaron los vidrios, una astilla se le introdujo en un ojo. "Yo bajo, me identifico como policía, el remisero (por el taxista al que le chocaron el automóvil) saca un cuchillo y corta a uno de mis compañeros", narró el integrante de la Unidad Regional de Policía.
"Yo traté de calmarlo, no podía hablar con él porque estaba muy alterado. El quería pegarle al conductor, yo me meto en el medio para que no pase a grave. En un descuido lo agrede a mi compañero, mi compañero se defiende", relató Álvarez.
El policía señaló que le había pedido a sus amigos que lo llevaran a su casa después de un asado, cuando en el camino se vieron involucrados en el choque y posterior incidente.
"Él lo agrede a mi compañero, le corta el brazo del lado izquierdo, yo cuando lo separo veo que tenía un cuchillo en la mano, no me quise acercar mucho porque tenía miedo de que también salga lastimado yo", graficó.
Alvarez también señaló que junto a sus amigos fueron víctimas de la furia de un grupo de remiseros y taxistas que llegaron en ayuda de su colega.
"El (por el damnificado del choque) se acerca al vehículo y le avisa a sus compañeros que se acerquen al lugar. Yo para que no llegue a grave le digo (al conductor de la Partner) que agarre el vehículo y se retire. Y que se acerque a la comisaría y haga la denuncia como corresponda para que no digan que se dio a la fuga. Yo me quedo en el lugar, esperando que llegue un patrullero, empecé a ver que llegaban varios remiseros", relató el policía.
Alvarez sostiene que atendió a su amigo lesionado en su casa, y consideró que el corte que tenía era para suturar en el hospital, por lo que llamaron a un remis y la chofer que los transportaba, de nombre "Tamara", los quiso llevar al lugar de los incidentes, entonces el policía prefirió ir caminando.
"Nos bajamos, y cuando íbamos caminando para La Saladita, eran como veinte remises, nos tratan de identificar, bajan todos con palos. Todos tenían palos... a la mayoría los vi con palos, lo atacan todos a Jorge, le largan un par de palazos, tiene lesiones en la cabeza", sostuvo.
"El muchacho que bajó agresivo, el tal Oscar Montenegro, manifiesta que yo le había pegado, yo en ningún momento le había pegado, y ahí me escrachan en el video que suben a Facebook en el que empiezan a agredirme a mí, yo en ningún momento le pegué al remisero. Me pegan frente a mis compañeros, me empujaban de un lado, giro, me pega del otro lado. No había forma de defenderme, yo me quedé tranquilo", se defendió Alvarez ante las acusaciones.
Tal como informó en exclusiva El Patagónico en su edición del lunes, las denuncias en la Comisaría Sexta son cruzadas y ya fueron elevadas al Ministerio Público Fiscal para su investigación.

OTRA DENUNCIA

Hay que recordar que la Fiscalía también tiene que investigar de oficio el caso de cinco remiseros que golpearon a dos jóvenes a los que señalaban de haber asaltado a un compañero durante la madrugada del jueves 7 de septiembre, en proximidades de las 1008 Viviendas. Los redujeron a golpes y los entregaron a la policía de la Seccional Quinta.
Esa detención privada fue decretada ilegal y el defensor público, Ricardo Amado, consideró que el único delito que había en flagrancia en ese momento frente a los policías era la golpiza de los remiseros hacia los sospechosos.
La causa debe ser asignada a un fiscal para que trate de identificar a los remiseros que según el defensor de los detenidos, "salieron a la caza fortuita" y que actuaron como "un grupo parapolicial" violando todo tipo de derechos y garantías.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico