El precio de la carne aumenta hasta 900% del productor a la góndola

Un informe de la delegación de Chubut del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) muestra todos los meses la marcada diferencia entre lo que cuesta producir carnes y cuánto le cuesta a un consumidor en la góndola de los supermercados. Las diferencias llegan hasta un 900%.

Es decir que de un mismo animal la cadena de compradores, carnicerías y supermercados elevan el precio de lo que paga al productor. Apenas son algunos de los datos del Informe de Carne y Ganado de la Patagonia, del INTA en su capítulo Chubut, correspondientes a noviembre y que traza un panorama de un tema de recurrente crítica en el sector ruralista.

Los productores bovinos de la zona cordillerana de Chubut venden el kilo de vaca carnicera a 19 pesos, mientras que en esa misma región las góndolas tienen el asado con hueso a 199 pesos -947% más-, bola de lomo a 164 pesos -763%-, la picada especial a 124 pesos -552%- y la picada común a 99 pesos -421%-.

El producto más caro que tienen los ruralistas es el ternero de destete hasta 200 kilos, donde cada kilo cuesta 39,50 pesos. Lo mismo para un novillo o vaquillona que tenga entre 300 y 380 kilos. El gancho de este producto ronda los 71,80 pesos y el de vaca carnicera los 38 pesos.

En el medio, la cadena está compuesta por compradores que obtienen la res y la venden a la carnicería a precios dónde sacan varias veces ventaja de lo que sucede en el campo.

"Los precios de todas las categorías de bovinos se han incrementado levemente en todas las categorías, se observan animales de buena calidad pero es escasa la demanda aún en las carnicerías debido a los altos precios que tienen los cotes bovinos desde hace algunos años", describe el informe.

La fuente de la que se abastece el INTA es un relevamiento en frigoríficos, remates de ferias e informantes calificados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico