El predio que ocupa un histórico árbol genera disputa entre vecinos de Caleta

Un nuevo e insólito conflicto social salió a la luz en esta ciudad a raíz de la decisión de un grupo de vecinos que intentó acondicionar un lote del barrio San Martín en el que se encuentra un antiguo y enorme sauce. Un comerciante reclamaría propiedad sobre el predio, pero también existe una ordenanza que declara al lugar como patrimonio histórico.

Caleta Olivia (agencia)
El 9 de junio de 1988 el Concejo Deliberante sancionó la Ordenanza 479 en la que se autorizaba al municipio la parquización del solar 18 de la manzana 57, donde se ubica el árbol (que actualmente alcanza casi 25 metros de altura) designado como espacio verde en plano de mensura.
Lo cierto es que a pesar del paso de los años esa normativa no se concretó y, por el contrario, el predio que lo contiene solo ha servido para acumular maleza, desperdicios e incluso en algunas noches varias sectas lo utilizan para realizar ritos umbandas.
Es así que un grupo de vecinos decidió limpiar el lugar, situado en la esquina de las calles 13 de Diciembre y José Hernández, por su propia cuenta a modo de preservar el histórico árbol. Incluso, hace poco más de una semana había comenzado a acondicionar el terreno para construir allí una cancha de bochas con el objetivo de crear un espacio de esparcimiento para los abuelos del Hogar de Ancianos.
Fue en ese momento cuando se hicieron presentes funcionarios municipales, otros vecinos e incluso el comerciante que se atribuye la potestad del terreno (cuyo nombre se mantiene en reserva por razones legales) que impidieron la construcción de la cancha, ante la sospecha de que ese emprendimiento tuviera fines comerciales.

PATRIMONIO CULTURAL Y NATURAL
A todo esto, vale mencionar que en el año 2006 el entonces concejal Walter Cifuentes (Partido Socialista) había presentado un proyecto de ordenanza, a través del cual buscaba declarar Patrimonio Cultural y Natural de la ciudad, tanto al árbol como a la parcela de circunscripción 2, sección 1, manzana 57, parcela 18, que ya había sido designado como especio verde, según la Ordenanza 479.
Ello, teniendo en cuenta que el árbol tiene más de 50 años y simboliza el paso del tiempo y el compromiso de quien lo plantó para con las generaciones futuras.
Oportunamente, Cifuentes citó que "no solo puede considerarse un bien natural, sino que por más de cuatro décadas (actualmente cinco) ha visto pasar a los vecinos de nuestra ciudad, por lo cual puede considerarse un bien cultural de la ciudad en lo establecido en la ordenanza".
Por todo ello, el 10 de agosto de 2006 se declaró patrimonio Cultural y Natural, mediante la Ordenanza 5.071, llevando la firma del entonces presidente del cuerpo deliberativo, Luis Hernán Martínez Crespo.
Cabe mencionar que este medio dialogó con gran cantidad de vecinos de la localidad que coincidieron en que ese lugar debe acondicionarse para convertirlo en un espacio de esparcimiento y no de acumulación de basura, tal como ocurre en la actualidad, generando que los mismos vecinos deban encargarse de su limpieza.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico