El presidente del IAPG cree que es momento para privilegiar el desarrollo del shale gas

Ernesto López Anadón considera que hay que tratar de bajar los costos ya que en Vaca Muerta un pozo petrolero no convencional todavía sale el doble que en Estados Unidos. Semejante inversión a los actuales precios del crudo no permite justificarla, aunque sí se puede pensar en la conveniencia de la explotación del gas no convencional que en la Argentina, planteó.

El presidente del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG), Ernesto López Anadón, afirmó ayer que el gas no convencional en la Argentina tiene "enormes posibilidades de desarrollo" y una "gran oportunidad de generar una muy buena actividad para amortiguar una baja que podría llegar a tener el desarrollo del petróleo" en el yacimiento de Vaca Muerta por el contexto internacional desfavorable que enfrenta.
"Se puede trabajar mucho en el no convencional de gas, porque hay infraestructura, hay capacidad ociosa de transporte y hay muy buenos recursos", afirmó López Anadón en diálogo con Télam al analizar el contexto internacional del precio del petróleo y su correlato con el desarrollo local, a pesar de que la industria cuenta con un precio soporte que llega a duplicar el precio por barril.
Ese marco de crisis que rodea a la actividad y la incógnita que presenta en particular para el millonario desarrollo del yacimiento de Vaca Muerta, el directivo entendió que ese gran potencial de recursos no convencionales "está en una etapa especial, en la que sólo YPF tiene dos áreas en desarrollo y otras en etapa exploratoria, pero que al mirar su extensión esto es apenas un inicio".
Ante las cuencas convencionales que siguen declinando, el directivo del IAPG descartó que Vaca Muerta sufra una paralización de su desarrollo, como arriesgan algunos analistas, al entender que "hay que seguir produciendo para amortiguar o compensar el declino de los otros yacimientos y seguir respondiendo al crecimiento de la demanda".
En Vaca Muerta "hay actividad para hacer, pero largarse a un desarrollo masivo de reservas con recursos tan importantes como tiene ese yacimiento puede terminar en una producción enorme con el riesgo de que el mercado interno no la pueda absorber y se haga necesario exportarla a precio internacional", analizó el especialista.
Pero antes, advirtió, hay que tratar de bajar los costos ya que en Vaca Muerta un pozo todavía sale el doble que en Estados Unidos y semejante inversión a estos precios del crudo no permite justificarla, aunque sí se puede pensar en la conveniencia de la explotación del shale gas que en la Argentina.

IMPORTACION DE GAS

López Anadón justificó la apuesta por el desarrollo de la producción del gas al señalar que en la actualidad la Argentina importa de Bolivia Gas Natural Licuado (GNL) a precios internacionales que rondan los 7 dólares, pero al Estado le favorecería "mucho más pagar ese mismo precio al productor de Vaca Muerta porque después lo recupera por cobro de impuestos, por regalías y por la generación de mayor actividad".
Con una producción total de un trillón de pies cúbicos de gas y 24 millones de metros cúbicos de petróleo, la Argentina como todo los países productores enfrenta el declino de sus yacimientos convencionales.
Esa realidad hace que en el país "el no convencional sea lo más seguro y a mano a desarrollar" ante "otras cuenca muy escasamente exploradas, que requieren mucha inversión y representan mucho riesgo como el off shore".
El caso del onshore hoy "no se logra justificar una gran inversión que demanda crear una infraestructura para localizar nuevos yacimientos" que en el mejor de los casos podrían comenzar a producir en diez años.
En cuanto a la situación internacional, el directivo entendió que con la baja de oferta del precio del petróleo que por estos días ronda los 30 dólares, se comienza a observar la baja de la inversión que poco a poco va a ir reduciendo la oferta y en el ínterin se supone que Europa saldrá de su estancamiento, Estados Unidos crecerá más vigorosamente y China recuperará sus tasas de crecimiento.
"Todo eso va a generar mayor demanda y con la caída de la producción de crudo las curvas volverán a tocarse y el precio volverá a normalizarse en valores que permita inversiones nuevamente", entendió.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico