El presidente de Diputados anuló el juicio político a Dilma

La sesión en el Senado para tratar el impeachment contra la presidenta de Brasil estaba prevista para este miércoles. Sin embargo, el presidente interino de la Cámara de Diputados anuló el pedido.

El presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhao, anuló este lunes el trámite de juicio político que dio lugar al proceso que le puede costar el mandato a la presidenta Dilma Rousseff.

El presidente interino de la Cámara de Diputados de Brasil, Waldir Maranhao, anuló este lunes el trámite de juicio político que dio lugar al proceso que le puede costar el mandato a la presidenta Dilma Rousseff.

La decisión fue tomada a pedido de la Abogacía General del gobierno brasileño y dos días antes de que el Senado vote por la suspensión o no por 180 días de Rousseff del cargo.

Ese organismo, que defiende a Rousseff en el proceso, denunció "vicios que declaran nula de pleno derecho" la sesión del pasado 17 de abril en la que 367 de los 513 diputados aceptaron las denuncias contra la mandataria y dieron lugar al trámite.

Maranhao, en una nota divulgada en los medios brasileños, explicó que uno de esos vicios consistió en que los partidos políticos representados en la Cámara de Diputados orientaron el voto de sus diputados, lo que no podría haber ocurrido en una decisión de esa naturaleza.

"No podrían los partidos políticos orientar una cuestión para que sus parlamentarios votaran de un modo u otro, toda vez que debían hacerlo de acuerdo a sus convicciones personales y libremente", explicó Maranhao.

El Gobierno y la propia Abogacía General del Estado alegaron que el proceso para la posible destitución de Rousseff comenzó por una supuesta "venganza" de Cunha, un declarado adversario de la mandataria implicado en las corruptelas en la estatal Petrobras.

Vale recordar que por su supuesta responsabilidad en ese escándalo, la Corte Suprema suspendió la semana pasada el mandato de Cunha y su lugar fue asumido por Maranhao.

La decisión del presidente interino de la Cámara baja, la primera que adopta desde que reemplazó a Cunha el pasado viernes, dejó en el limbo la votación que debe celebrar el Senado esta semana para decidir si se abre un juicio con miras a la destitución de Rousseff.

Tras conocerse la decisión, la presidenta Dilma Rousseff pidió "cautela" ante la decisión que suspende el trámite en la Cámara Baja del proceso que le puede costar el cargo, ya que todavía desconoce "las consecuencias" que eso pudiera tener.

"Sé que un recurso (contra el proceso) fue aceptado", y "no puedo fingir que no estoy sabiendo", declaró la mandataria en un acto con cientos de estudiantes y profesores, a los que le "pidió cautela", porque "vivimos una coyuntura de mañas y artimañas".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico