El presunto asesino de Claudio Boz fue beneficiado con arresto domiciliario

Se trata del imputado Emilio Taher Abboud, quien está acusado de matar a golpes a su empleado Claudio Boz, para luego quemarlo en una playa de Rocas Coloradas. Debido a que padece diabetes y presión alta, el abogado de "el Turco" pidió su arresto domiciliario por falta de atención médica en la cárcel. A pesar de que la Fiscalía se opuso, el juez Alejandro Soñis benefició al acusado.

Los problemas de salud que sufre hace muchos años el presunto homicida Emilio Taher Abboud (54), sumado a la falta de atención médica de los presos de Comodoro Rivadavia, fueron las razones para otorgar la medida sustitutiva de la prisión preventiva que venía cumpliendo el imputado en la causa por el homicidio de Claudio Omar Boz (45), ocurrido el 16 de setiembre.
Ya la semana pasada las autoridades judiciales, especialmente de la Defensa Pública, exigieron que se cumpla con el derecho a la salud de las personas privadas de la libertad en los distintos lugares de detención de esta ciudad. Incluso, las autoridades provinciales dialogaron con el ex director del Hospital Regional, Gustavo Guerrero, para ofrecerle estar cuatro horas por día a disposición de los internos.
Sin embargo, parece ser que esas gestiones no concluyeron por parte de los funcionarios dependientes del ministerio de Gobierno que dirige Rafael Williams. De acuerdo a la información que accedió El Patagónico, el defensor del imputado, Rogelio Díaz, expuso la falta de enfermeros para atender las afecciones que declara.
Durante la audiencia celebrada ayer en la Oficina Judicial, el abogado detalló que su cliente sufre diabetes y que además posee presión alta con la que convive hace muchos años. Hace pocos años, sufrió un Accidente Cerebro Vascular (ACV) y por ello tiene una incapacidad en un brazo.
Por estas razones Díaz pidió la libertad de su asistido, o en forma subsidiaria la prisión domiciliaria, debido a que debe recibir asistencia médica en forma diaria.

ENFERMO A LA CASA
La fiscal general Cecilia Codina se opuso al pedido del defensor afirmando que no había un informe médico concreto. También analizó que al momento de delinquir padecía esas enfermedades y su vida seguía normal incluso cuando se fugó de esta ciudad.
La acusadora pública insistió en que el acusado debía seguir con prisión preventiva en razón de las pruebas que lo incriminan y que lo tienen como probable autor de homicidio simple en perjuicio de su propio empleado.
El juez natural de la causa, Alejandro Soñis, entendió que Abboud necesita de la atención médica que en su lugar de detención no cuenta, y por ello lo benefició con el arresto domiciliario en su domicilio de la calle Lisandro de la Torre y Crónica, tal como lo requirió su defensor.
En esta causa también está implicado Emanuel Medina (28), el otro empleado de Abboud, quien fue acusado del delito de encubrimiento y después recuperó la libertad. Hay que recordar que Boz trabajaba y residía en una finca de “el Turco” en Kilómetro 12. La acusación fiscal sostiene que la víctima fue atacada a golpes que terminaron con su vida.
Luego el cuerpo fue depositado en la playa "El Enganche 2", en la zona de Rocas Coloradas, donde le prendieron fuego. Además, se presume que Abboud limpió la escena del crimen y después se fugó de la ciudad, aunque a las pocas semanas se entregó ante la policía en Trelew.
Por otro lado, las fiscales del caso pedirán una nueva audiencia para solicitar una prórroga de la investigación que vence el lunes e insistirán en el pedido de la prisión preventiva, debido a que esperan los resultados de una serie de pericias científicas que comprometerían aún más al imputado.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico