El presupuesto se mantendrá en el orden de los 2.000 millones de pesos

Diego Touriñan, secretario municipal de Hacienda, recordó ayer que en los últimos años las ejecuciones presupuestarias resultaron balanceadas, e incluso con superávit, en una comuna que además no mantiene deudas que puedan implicar complicaciones a futuro. Así planteó que ante la incertidumbre asociada no solo a medidas económicas de plano nacional sino con la actividad primaria de la región como la producción petrolera, el presupuesto municipal 2016 se mantendrá casi invariable respecto al del año en curso.

"En cifras vamos a estar cercanos al año pasado, la pauta que se dio a la secretarías es cero incrementos y mantener lo que tenían asignado porque nos están faltando recursos. La actividad petrolera tuvo una baja importante este año que la absorbimos con gestión, pero no sabemos qué panorama viene para 2016. Lo que acordamos es que a medida que se va despejado la incertidumbre y veamos cómo evolucionan los recursos se van reasignar", anticipó en relación al cálculo de gastos y recursos para 2016 que deberá ser girado al Concejo antes del 11 de diciembre.
El panorama no es claro aún en ese sentido. Es que si bien podría haber recursos excepcionales, otros podrían desaparecer.
Mientras, tras el fallo de la Corte Suprema respecto a la Coparticipación Federal que implicaría un 15 % más para la provincia, Touriñan explicó que dado que es algo muy reciente no se tomará a priori en el presupuesto.
Es que si bien de acuerdo a las estimaciones podría implicar entre 23 y 30 millones adicionales para esta ciudad -según como copartícipe a nivel interno la provincia-, aún no está definida la continuidad del Fondo Federal Solidario, que abarca justamente las retenciones a la soja y se especula con su tendencia a desaparecer. Ambos ingresos representan prácticamente la misma ecuación económica, con lo que la coparticipación adicional no haría más que equilibrar un ingreso en merma.
"Tratamos de que el presupuesto sea lo más razonable y austero posible con relación a un grado de incertidumbre sobre lo que ocurrirá hacia adelante, tratando de garantizar los servicios mínimos y lasobras que tenemos comprometidas, y lo que ya ha anunciado Carlos Linares respecto a una fuerte impronta a lo que son servicios en los barrios", planteó el funcionario.
Agregó que hay otras variables a tener en cuenta. "Hay que ver qué sucede con el subsidio al barril del petróleo y qué va a pasar con la actividad económica a raíz del plan vacacional de las empresas. Hay muchas cosas que todavía están pendientes. El plan vacacional, más allá de que implica preservar el trabajo de todos, seguramente retrae el consumo, y los impuestos más importantes, (Ingresos Brutos y Tasa de Comercio) están atados al consumo", subrayó. Indicó que hay que aguardar a que asuma el nuevo gobierno y se lancen los paquetes de medidas, esperar su evolución y efecto.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico