El primer héroe fue papá

Darío Puntano, Mauro Antisoli y Agustín Flores destacaron que la oportunidad de compartir la misma pasión que sus padres, nació cuando los acompañaban a sus trabajos o simplemente pasaban la tarde juntos.

"Yo desde que tengo uso de razón, acompaño a mi viejo a la cancha. Me acuerdo que siempre lo acompañaba con una pelota en la mano. Me crié con hijos de otros jugadores, pero lo mío siempre fue estar al lado de él (su padre Hugo). Yo siempre lo miraba pesé a que los recuerdos que tengo son muy pocos siempre me gustó estar con él y ser como él", manifiesta Darío.
Mauro destaca que sus primeros recuerdos con su padre José como panadero se remontan a cuando lo acompañaba a su lugar de trabajo. "Me daba pre pizzas para que las pintara. Me enseñaba desde chico. Yo soñaba con tener una panadería con él para que pudiéramos trabajar juntos y por suerte se dio", afirma.
"Cuando uno es chico siempre mira a su papá como un héroe o alguien a quien puede seguir y para mí como mis hermanos, mi viejo es lo más grande, no solo por el sacrificio que hizo para criarnos sino también por todo lo que nos inculcó y cómo nos fue guiando para que seamos las personas que somos hoy en día", agrega.
Mientras, Agustín manifiesta que el primer recuerdo que tiene de su padre es siempre escuchando música o tocando un instrumento. "Que a tu papá le guste la música ya lo hace distinto a cualquier papá del mundo por el solo hecho que ya sabés que algo te puede enseñar. Eso es algo muy lindo que tengo con él y, por suerte, lo puedo disfrutar todos los días", valora.
"Cuando estoy nervioso sobre el escenario, me voy a la batería para ganar seguridad. Eso lo hacemos todos los hijos, siempre buscamos un refugio en ellos porque sabemos que siempre nos van a cuidar", destaca.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico