El programa FAEM entregó en escuelas los últimos treinta subsidios de este año

El Fondo de Asistencia Educativo Municipal (FAEM) entregó ayer 30 subsidios de pequeña escala a cooperadoras escolares, bibliotecas e instituciones públicas que realizaron el pedido durante el año. Se enmarcan dentro de la ordenanza 7.801/02, por la cual la Secretaría de Hacienda dispone del 3,5 por ciento de los ingresos de los impuestos inmobiliario y automotor para que sean destinados a este fondo.

Ayer por la mañana la Escuela 26, ubicada en Rivadavia y Florida, fue escenario de la última entrega de subsidios del Fondo de Asistencia Educativo Municipal (FAEM). Allí 30 instituciones, entre cooperadoras escolares, bibliotecas populares, escuelas y jardines, recibieron aportes para poder suplir pequeñas necesidades que hacen a la actividad diaria de cada entidad.
El acto fue presidido por el secretario de Cultura, Daniel Vleminchx, quien estuvo acompañado por la presidenta de Federación de Cooperadoras, Sonia Martínez; la directora de Relaciones Institucionales; Alicia Reales y la vicedirectora de la Escuela 26, Gladys Núñez, quien ofició de anfitriona.
Las escuelas N° 1, 13, 83, 119, 153, fueron algunas de las que recibieron este subsidio, el cual depende de la Secretaría de Hacienda Municipal y fue solicitado por las propias instituciones a lo largo del año. Sin embargo, no fueron las únicas, ya que también el jardín 463 de Standart Norte recibió su aporte en manos de Lidia Villanueva, quien asistió al acto para recibir el subsidio que será destinado a la compra de un proyector.
"Es una ayuda sin ninguna duda", señaló la representante de la escuela ser consultada por El Patagónico.
"Anteriormente ya habíamos recibido otro subsidio para poder comprar sillas plásticas para los actos porque es un jardín que se está agrandando y va a ser el más grande del barrio. Así que estamos conformes", resumió.
La misma sensación tuvo Mariela Gordillo, presidenta de la cooperadora de la Escuela N° 27 "Fray Luis Beltrán", que recibió un aporte que será destinado al área de música, la cual cuenta con un coro de niños que necesita equiparse con diferentes instrumentos músicales, entre ellos un teclado y dos guitarras.
"Estamos muy agradecidos, era algo que el área necesitaba. Los pocos aportes que podemos obtener de ellos sirven a las instituciones que por ahí están muy demandadas en cuanto a las necesidades que tienen porque siempre están necesitando", contó Gordillo.
De esta forma, tuvo su última entrega del año el Fondo de Asistencia Educativo Municipal, el cual está enmarcado en la ordenanza 7.801/02 que determina que el 3,5 por ciento de los ingresos de los impuestos inmobiliarios y automotor sean destinados al fondo que beneficia a estas instituciones.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico