El PSOE aprueba abstenerse para que Rajoy sea reelegido

Tras más de cuatro horas de debate, el Comité Federal de los socialistas aprobó por 139 votos a favor y 96 en contra permitir que el líder del Partido Popular y vencedor de los comicios de diciembre y junio pasado obtenga la reelección como presidente de España.

El Partido Socialista (PSOE) acordó ayer facilitar la formación de gobierno en España mediante su abstención en la investidura del conservador Mariano Rajoy en segunda votación, en una decisión que supone un giro radical pero que evitará terceras elecciones tras diez meses de bloqueo político.
No hubo sorpresas respecto de lo que se preveía y tras más de cuatro horas de debate, el Comité Federal de los socialistas aprobó por 139 votos a favor y 96 en contra- hubo dos delegados que no votaron- permitir que el líder del Partido Popular (PP) y vencedor de los comicios de diciembre y junio pasado obtenga la reelección.
"Los diputados del grupo socialista deberán abstenerse en el proceso de investidura, literalmente", aseguró Javier Fernández, el presidente de la gestora a cargo de la dirección del PSOE, al explicar en conferencia de prensa lo que implica la decisión adoptada por el órgano partidario.
Los socialistas "mostraremos en primera votación el rechazo total a las políticas del PP con el 'no'. Y, con el objetivo de desbloquear la situación institucional, nos abstendremos en la segunda votación", explicó el también presidente de Asturias.
"Nos presentamos a unas elecciones para ganarlas y con un programa, pero no las ganamos y la forma de hacer algo es que seamos oposición y para eso debe haber gobierno", argumentó Fernández, en un mensaje dirigido a esos militantes del PSOE que no entienden el cambio de posición de la segunda fuerza española.
Tras meses de crisis y fractura, Fernández confía en que la reunión de ayer permitirá unificar al PSOE y por eso espera que los socialistas catalanes, que amenazaron con romper la disciplina partidaria, "asuman" la decisión.
El nuevo Comité Federal se celebró tres semanas después del dramático cónclave que puso de manifiesto una profunda división interna en el PSOE y culminó con la dimisión del entonces secretario general, Pedro Sánchez, defensor a ultranza de mantener un "no" a la candidatura del aspirante conservador.
La salida de Sánchez -el gran ausente en la reunión- había representado ya el triunfo de los partidarios de la abstención, quienes asumieron el control del partido a través de una gestora, que impulsó un cambio en la posición de los socialistas.
Los principales dirigentes de la gestora defendieron en las últimas semanas que la abstención era el "mal menor", ya que ir a terceras elecciones no sólo sería malo para España sino que, tras la crisis interna que atravesó el PSOE, supondría un suicidio político.
La presidenta regional de Andalucía, Susana Díaz, quien se erigió como la principal rival interna de Sánchez en el PSOE, fue una de las voces que durante el debate defendió la posición abstencionista -sin mencionar la palabra- aunque luego mucho de los que defendieron el "no" votaran por lo contrario.
Díaz llamó a la "unidad" partidaria e instó a sus correligionarios a acatar el resultado de la votación, en clara referencia a la amenaza de los socialistas catalanes.
Si bien la resolución aprobada por el PSOE indica que la decisión debe ser acatada por todos los diputados del grupo socialista, algunos dirigentes interpretaron que se dejaba en manos de la gestora la posibilidad de negociar una fórmula alternativa.
La opción de que sólo se abstengan once diputados, el mínimo que Rajoy necesita para sacar adelante su investidura por mayoría simple en segunda votación, era defendida por los "sanchistas".
La decisión del Comité Federal es "una instrucción de comportamiento", pero en mi intervención pedí que "si triunfaba la opción de la abstención, que no es lo que he votado, que se haga de la forma más indolora", explicó Juan Fernando López Aguilar uno de los primeros en abandonar el cónclave. "Espero que este comité sirva de redención y de punto de no retorno", subrayó el dirigente canario.
"Nosotros no compartimos la política de Rajoy, no creemos que tenga ni capacidad ni voluntad para luchar contra la corrupción y creemos que abstenernos hipotecaría nuestra posición política y desde Cataluña pensamos que Rajoy ha sido un gran responsable de que no hay a diálogo y no queremos aparecer a su lado ni absteniéndonos", había señalado el líder de los socialista catalanes, Miquel Iceta, al llegar a la reunión.
Una veintena de manifestantes se concentraron esta mañana bajo la lluvia y con pancartas que defienden el "no" a Rajoy frente a la puerta de la sede del PSOE.
"Abstención es corrupción", o "no es no" fueron algunos de los gritos con los que los militantes increparon a sus dirigentes por segundo día consecutivo, aunque ayer la concentración fue mayor.
El cambio de posición del PSOE permitirá poner fin a diez meses de bloqueo político y de un gobierno interino de Rajoy después de dos elecciones generales consecutivas- 20 de diciembre de 2015 y 26 de junio pasado- que fueron ganadas por el Partido Popular (PP) pero sin mayoría suficiente para gobernar.
La fragmentación política y las posiciones hasta ahora irreconciliables entre las principales fuerzas del país llevó a dos investiduras fallidas, la de Sánchez en marzo y Rajoy en septiembre.
A menos de una semana para que venza el plazo para formar gobierno y evitar una nueva repetición electoral, la decisión del PSOE aclara el panorama al rey Felipe VI, quien mañana y el martes llevará a cabo una última ronda de contactos para designar un candidato a la Presidencia del gobierno con posibilidades de superar la investidura.
Los plazos son tan ajustados que se intentará que la primera sesión de investidura comience el miércoles próximo y se produzca la primera votación el jueves, ya que se prevé que Rajoy no alcance la mayoría absoluta y necesite presentarse 48 horas después -el sábado próximo- a la segunda votación y definitiva, que superaría gracias a la abstención socialista.
España se encamina a un nuevo gobierno del PP en minoría.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico