El puntero del TC terminó su visita a Comodoro en la Seccional Primera

Junto al jefe técnico del equipo Donto Racing, Alcides "Alchu" Piatti, y el constructor y navegante Ezequiel "Coco" Burani, el piloto puntero del TC Matías Rossi terminó su paso por Comodoro con una demora en la Seccional Primera. Claro que el motivo fue justificar la distancia que le impidió votar y nada que empañe su impecable paso por el autódromo.

Las colas que no se dieron ayer en las mesas electorales de la ciudad. Se vivieron en las comisarías, donde para el mediodía más de medio millar de argentinos de paso eventual por Comodoro habían concurrido a la Seccional Primera para dar fe que se encontraban a más de 500 kilómetros de sus domicilios.
Turistas, visitantes ocasionales ligados a festividades o reuniones laborales y provincianos radicados temporalmente por trabajo eran los principales perfiles de un abarrotado hall policial, que ayer aguardaban los quince minutos que tomaba de mínima hacer el trámite.
Dialogando con ellos para dar con los datos del detrás de escena de las elecciones, El Patagónico se acercó a tres jóvenes que aguardaban su turno. Se trataba de los integrantes del equipo Donto Racing que viene puntero en la Copa de Oro del TC que tuvo su fecha el sábado en Comodoro Rivadavia.
El piloto Chevrolet Matías Rossi, junto al jefe técnico del equipo Alcides "Alchu Piatti" y el constructor y navegante Ezequiel "Coco" Burani -abocado hoy al diseño de un Dakar para el equipo-, no habían llegado a tiempo para el cambio de pasajes ya que la fecha local se corría originalmente ayer, aunque debió cambiarse para el sábado en función del balotaje.
Así, con la reserva aérea inamovible para las 14:45 del domingo como le pasó a varios de los pilotos que habían competido en la ciudad, ninguno de los tres llegaba a votar en las mesas de San Fernando (Partido de Tigre), Chacabuco (Buenos Aires) y Oberá (Misiones) que tenían asignadas en la segunda vuelta presidencial, aunque no eludieron el deber cívico, cola incluida.
Rossi ya se había perdido el voto en las PASO porque se encontraba corriendo en Francia, y aunque sí llegó a las urnas el 25 de octubre, no pudo participar ayer de la definición histórica, aunque afirmó que le hubiera gustado hacerlo. "La verdad es que lo lamento, porque me hubiera gustado votar", señaló.
De buen talante, dispuestos incluso a la humorada, el trío se prestó a la obligada fotografía de todos los "fierreros", compañeros ocasionales ayer en la Seccional, e incluso aquellos que no lo hubieran reconocido sin casco y antiflama también aprovecharon para dar lugar al "cholulo" que muchos llevan dentro, y cortar el domingo con una anécdota de color, "selfie" incluida.

SIN CAMBIO DE DOMICILIO
Mientras, como se mencionó, muchos de los que ayer justificaban distancias tenían paso eventual por la ciudad, ilustrando aquella idea de "Comodoro, ciudad de paso".
Luciano Andrada es pampeano, de la ciudad de Santa Rosa. Llegó a la ciudad con otros tres amigos para concurrir a un casamiento planificado varios meses antes, aunque la fiesta sólo pudo extenderse hasta la medianoche en función de la veda.
El caso de Gabriela Salazar es diferente: llegó desde Salta hace cinco meses por cuestiones laborales y ya sabe a ciencia cierta que Comodoro será su hogar, aunque aún no hizo el cambio de domicilio y por eso esperaba ayer en la comisaría.
Más extremo es el caso de Cristian González que, ligado al petróleo, llegó desde Mendoza hace tres años. El trámite de ayer ya lo había efectuado en 2013, y en los dos turnos previos este año, aunque al momento de consultarle porqué aun no fijó domicilio en la ciudad señaló tajante "todavía tengo la esperanza de volver".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico