El que perdió todo necesitará como mínimo 200.000 pesos para reponer elementos básicos

Desde una batidora hasta una heladera o una cama completa. Los daños del temporal fueron cuantiosos y golpearon duro a miles de familia de Comodoro Rivadavia. De ese modo, el préstamo de 100.000 pesos que se ofrece es una ayuda significativa, aunque tal vez resulte insuficiente para poder comprar equipamiento, reparar y acondicionar una vivienda en una ciudad que se caracteriza por sus altos precios.

Los daños que sufrieron los damnificados por el temporal aún son difíciles de cuantificar en el propio seno del hogar. Es que los sectores que perdieron casi todo deben prácticamente reconstruir el interior de su vivienda y en algunos casos hasta la casa completa.
En el relevamiento de Daños y Asistencia que realiza el Grupo de Investigación, Geografía, Acción y Territorio de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB), se pueden ver diferentes casos que coinciden con los testimonios que pudo atestiguar este diario durante las últimas tres semanas.
Una vecina del barrio Moure, por ejemplo, enumeró todo lo perdido, esperanzada en que había electrodomésticos que aún pudiera recuperar, como por ejemplo el lavarropas, la heladera o el lavavajillas que habían sido afectados por el barro.
La damnificada, sin embargo, ya había desechado batidora, dos muebles de Tv, una biblioteca, cuatro mesas de luz, mueble de planchado, una cama, un colchón de una plaza, placares, un sillón de dos cuerpos, un chifonier y un mueble zapatero. Además, esperaba restaurar una biblioteca, una mesa de comedor, un sillón esquinero grande y reposeras, sin contabilizar los daños materiales de la vivienda.
Con este ejemplo basta y sobra para pensar ¿cuánto puede significar un préstamo de 100.000 pesos como el que ofrece el Banco del Chubut en un mercado que se caracteriza por los precios altos cuando se trata de amoblar toda una vivienda, aunque sea con lo indispensable?

UNA CIUDAD CARA QUE POCO AYUDA EN TIEMPOS DE CRISIS
Según pudo relevar El Patagónico, 100.000 pesos a priori no alcanzaría para poder comprar equipamiento, reparar y acondicionar una vivienda en caso de que el agua haya ingresado al interior del hogar tal como sucedió en los barrios más afectados de la ciudad, como el Juan XXIII, Laprida o la parte del Puyrredón más próxima al 30 de Octubre.
Por ejemplo, un lavarropas oscila entre los $6.500 y los $9.500 como mínimo en las principales cadenas de electrodomésticos que trabajan en la ciudad. Si se suma una heladera, el monto para equipar una cocina puede ascender a los 20.500 pesos, tomando un valor promedio bajo de entre 10.000 y 20.000 pesos para una con freezer.
De este modo, la cocina prácticamente estaría en funcionamiento con lo mínimo indispensable. Sin embargo, recién se comienza y para armar una habitación se deberían gastar por lo menos $15.000 pesos más con un colchón de dos plazas de 8.500 pesos que incluye somier. Es lo más barato que se puede encontrar en el mercado, más una mesa de luz de 500 pesos y un placard de 6.000 pesos.
Cabe aclarar que estos productos son los más económicos del mercado y en la práctica amoblar un ambiente de este tipo con lo mínimo puede superar los 30.000 pesos, valor que casi se debería multiplicar por dos para una familia tipo con dos hijos. Siempre pensando en los valores más bajos del mercado.
Con más de la mitad del presupuesto gastado, aún queda por amoblar el living con un sillón, una mesa de TV y un modular que pueda suplantar a otros amoblamientos dañados. El cálculo también supera los 15.000 pesos, con un sillón de 8.000 y un modular para Led con divisiones para guardar víveres u otros utensilios como copas o tasas.
A la vecina del Moure todavía le queda restaurar una biblioteca, una mesa de comedor, un sillón esquinero grande y reposeras, además de cuantificar los daños materiales de la vivienda, gastos que tendrá que afrontar con unos 35.000 pesos, sin contar otros bienes que detalló pero que en primera instancia no serían esenciales.
Así, en primera instancia los 100.000 pesos que ofrece el Banco Chubut serían una ayuda significativa. Pero no alcanzaría para cubrir todos los costos que impone reacondicionar una vivienda con valores de construcción altos, productos caros y una urgencia que requiere en muchos casos de respuestas inmediatas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico