El reemplazante de Malcorra estuvo envuelto en un escándalo del menemismo

Vicecanciller durante el gobierno de Eduardo Duhalde, debió renunciar tras quedar implicado en la polémica por el pasaporte diplomático que nunca devolvió el secretario privado de Carlos Menem, Ramón Hernández, y por haber omitido en su declaración jurada una sociedad que tenía junto al propio Hernández.

El presidente Mauricio Macri y su jefe de Gabinete, Marcos Peña anunciaron este lunes la salida de Susana Malcorra de la Cancillería y su reemplazo por Jorge Faurie, un diplomático de carrera que está en la actualidad al frente de la embajada argentina en París.

Faurie jurará el próximo 12 de junio el cargo de ministros de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación se desempeñó como vicecanciller durante en 2002 durante el gobierno de de Eduardo Duhalde.

Su paso por la Cancillería que encabezó Carlos Ruckauf fue breve y fue una de las primeras víctimas políticas del escándalo que generó el descubrimiento de numerosas cuentas de funcionarios menemistas en Suiza. Tras su salida de la Cancillería Faurie fue designado embajador en Portugal y Ruckauf nombró a Martín Redrado en su reemplazo.

Faurie había sido quien en tanto director de Ceremonial de la Cancillería, le renovó en 1999 el pasaporte diplomático a su amigo, socio y secretario privado de Carlos Menem, Ramón Hernández, por el plazo de cinco años. Ese tipo de pasaportes permite pasar las aduanas sin control en los aeropuertos del mundo, y Hernández nunca lo había devuelto aunque está obligado a hacerlo una vez que dejan el cargo por el cual pudieron acceder a él.

El flamante Canciller designado mantenía vínculos comerciales con Hernández y fue investigado por la Oficina Anticorrupción por haber omitido en su declaración jurada la sociedad que compartía con el entonces secretario privado de Menem.

Faurie y Hernández eran socios en Costes S.R.L., sociedad con domicilio legal en el Alvear Palace Hotel. El reemplazante de Malcorra explicó en su momento que constituyó dicha sociedad con Hernández porque tenían planeado poner un restaurante mexicano en el salón Tattersall del hipódromo de Palermo.

La Oficina Anticorrupción denunció en 2002 a Faurie ante la Justicia por omisión maliciosa de dicha sociedad en su declaración jurada. Causa que quedó en ese entonces a cargo de la jueza federal María Servini de Cubría.

La investigación de la OA también determinó que según un informe de la AFIP "surge que la provincia de Santa Fe informó que Faurie sería titular de dos terrenos, los que tampoco estarían mencionados en su declaración jurada patrimonial y financiera" de 2002.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico