El Reino Unido negocia su salida de la Unión Europea

El gobierno británico comenzará hoy las negociaciones con Bruselas para abandonar la Unión Europea a pesar de las divisiones del gabinete sobre la manera de llevar adelante el Brexit y de no haber conformado aún gobierno, tras perder la mayoría parlamentaria, en un revés político que dejó al Partido Conservador sin opciones para imponer una salida "dura" del bloque.

Tras perder la mayoría absoluta en las elecciones pasadas, la primera ministra Theresa May busca conformar una coalición con los conservadores de Irlanda del Norte para mantenerse en el poder. Las negociaciones con la Unión Europea (UE) llegan en medio de la incertidumbre y la inestabilidad por la debilidad política con un Partido Conservador que se debate entre las voces que presionan por un Brexit "blando" y otros por uno "duro".
Las negociaciones comenzarán a las 11 en el Palacio Berlaymont, el cuartel general de la Comisión Europea (CE) en la capital belga, casi tres meses después de que la primera ministra británica invocara el Artículo 50 del Tratado de Lisboa, que activa la cuenta atrás para el Brexit.
A pesar de los intentos de los líderes europeos, que dejan abierta la posibilidad de que el Reino Unido pueda quedarse dentro de la UE, David Davis, el ministro designado por May para dirigir el proceso del Brexit, irá a Bruselas con un mensaje claro: "Estamos dejando la Unión Europea", según adelantaron ayer fuentes de Downing Street.
Davis dirigirá un equipo de negociadores experimentados en Bruselas y confía en que puede obtener un resultado positivo para asegurar una nueva asociación profunda y especial con la UE, que aún no tiene una forma clara para la mayoría de los británicos y europeos.
Hoy el enviado británico se reunirá con el jefe negociador de la UE, Michel Barnier, para acordar la estructura de las negociaciones y para que los funcionarios tengan un marco en el que discutir las cuestiones de fondo.
"No estamos dando la espalda a Europa. Queremos una nueva asociación profunda y especial con nuestros aliados y amigos más cercanos", afirmó Davis.

EL COSTO DE IRSE
El primer tema del debate será la factura del Brexit que deberá pagar el Reino Unido a la UE. Analistas han estimado que podría ascender a unos 60.000 millones de euros por los compromisos asumidos por Londres para el futuro pago de pensiones, inversiones y otros apartados de los presupuestos comunitarios.
Otro de los puntos importantes para Londres será plantear rápidamente el futuro de los británicos que viven en la UE y de los europeos que residen en Reino Unido. Este punto no es sólo sensible para los líderes del bloque europeo, sino también para muchos legisladores británicos, oficialistas y opositores, que ya han advertido a May que no aceptarán una ruptura dramática.
Los dos equipos negociadores también buscarán redefinir los movimientos migratorios futuros entre Reino Unido y Europa, un tema que ya provocaba tensión antes del triunfo del Brexit en las urnas el año pasado.
El gobierno británico pretende recuperar el control de las fronteras, lo que implicaría limitar la entrada de trabajadores europeos, exigiéndoles un visado. Si esto es así, los países europeos podrían exigir lo mismo a los británicos que se desplacen a Europa.
Además, habrá que ver el tratamiento que se dispensa a los turistas, un tema clave para España ya que Reino Unido es su principal país emisor de viajeros.
Asimismo, Londres y Bruselas tendrán que ponerse de acuerdo sobre cómo será su relación comercial después del divorcio.
May buscará negociar la firma de un tratado de libre comercio que sustituya la actual presencia de Reino Unido en el mercado único, pero Europa condiciona la libertad en el flujo de bienes y servicios a que también se permita la libertad de personas, algo que no quiere Londres.
Por lo tanto, existe la posibilidad que se concluya con un acuerdo que facilite los intercambios en determinados sectores, pero no en otros.
Entre otros temas importantes a negociar también se destaca la cooperación en materia de seguridad y el intercambio de información entre las agencias de inteligencias para combatir las llamadas amenazas terroristas.
Tamañas negociaciones llegan en medio de una gran presión de grupos empresariales al gobierno británico para un cambio en el tono euroescéptico del gabinete de May y para poner fin a las advertencias de la premier de que "ningún acuerdo es mejor que un mal acuerdo".
Josh Hardie, subdirector general de la Confederación Británica de la Industria, advirtió hoy en la víspera del inicio de las negociaciones con la UE que "es un momento para reflexionar sobre cómo las empresas se están sintiendo. Es absolutamente claro que para el nuevo gobierno, la prioridad debe ser el de poner en primer lugar la economía".El gobierno británico comenzará hoy las negociaciones con Bruselas para abandonar la Unión Europea a pesar de las divisiones del gabinete sobre la manera de llevar adelante el Brexit y de no haber conformado aún gobierno, tras perder la mayoría parlamentaria, en un revés político que dejó al Partido Conservador sin opciones para imponer una salida "dura" del bloque.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico