El robo frustrado en un comercio céntrico quedó registrado en cámaras de seguridad

Cuatro menores intentaron desvalijar una tienda en pleno centro de la ciudad. Amenazaron a su dueño a punta de cuchillo y ataron sus manos con precintos. Todo en tan solo siete minutos hasta la llegada de personal policial. Te mostramos cómo operaba la banda de "Maldita Suerte".

El robo frustrado de un comercio céntrico, fue registrado por cámaras de seguridad de comercios aledaños. Allí se puede observar como en tan sólo siete minutos un grupo de hombres toman una tienda por su cuenta y proceden a desvalijarla.

Los jovenes más tarde fueron identificados como e L.A.G., F.A. L., y A.V. ,todos menores de 17 años acompañados por Gabriel Remolcoy, el único mayor del grupo. En el video se ve cómo para trabajar con mayor tranquilidad, se ocupan incluso de cerrar con cortinas el local, para evitar ser divisados por los transeúntes. De todos modos fue demasiado tarde, porque la maniobra causó sorpresa en una persona que pasaba por el lugar, quien fue la que dio aviso a la policía de lo que a primera vista era sospechoso.

Siete minutos después de que los malhechores entraran a la tienda, un móvil 638 de la Seccional Primera acudió al lugar y logró detener infraganti a los jóvenes y poner en resguardo al dueño de la tienda que era amenazado a punta de cuchillo y permanecía en el suelo con sus manos atadas con precintos.

Gracias al registro de las cámaras se puede contar con mayor cantidad de datos, acerca del modo de operar de estas bandas que se mueven en pleno centro de la ciudad. En el caso particular, estos hombres antes de avanzar hacia la tienda se reunieron unos minutos a unos 50 metros del lugar, tras una breve conversación, se dirigieron sin titubeos a la tienda en cuestión, ingresaron tranquilamente como clientes habituales aunque encapuchados.

El punto que pretendió ser un detalle para robar con tranquilidad, fue justamente lo que motivó mayores sospechas. Uno de los encapuchados se ocupó de tapar las vidrieras con cortinas oscuras para simular que había cerrado la tienda.

Aunque se sigue investigando el caso, al parecer los hombres no contaban con refuerzos que le sirvieran de campana o de apoyo para escapar con el botín en algún vehículo. Todo se mantiene como materia de investigación.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico