El robot submarinista que recuperará los tesoros del fondo del mar

Hemos enviado robots al espacio y a rescatar personas entre los escombros después de un terremoto. Hemos puesto robots en las fábricas y en los aeropuertos.

"El progreso en movilidad robótica ha sido asombroso", aseguraba el profesor Oussama Khatib en una entrevista para el New York Times. "Los robots pueden ver, hacer mapas, descubrir barcos que han naufragado. Pero no pueden hacer nada".

Lo de los barcos, aunque suene raro, no es una excentricidad, porque Kathib realizaba estas declaraciones después de que un robot humanoide de su creación, el OceanOne, hubiera descendido casi cien metros hasta la fragata Luna, hundida en 1664, para recuperar una vasija entre los restos del naufragio en la costa francesa.

Robot submarino


El profesor Khatib dirige el laboratorio de Robótica de la universidad de Stanford, donde lleva cuatro años trabajando en desarrollar este prototipo en el que se han invertido cuatro millones de dólares.

Lo más asombroso de OceanOne no es su capacidad de llegar a profundidades que resultan inaccesibles para los humanos (bucear a más de 60 metros ya resulta muy peligroso), sino el complejo mecanismo que permite a un operador humano manipular objetos a través del robot como si fueran sus propias manos. Y es que, aunque se suele poner el foco en la capacidad de pensar que tendrán las máquinas en un futuro, el reto de conseguir que los robots hagan cosas es igual de complejo.

Acciones que para un humano son realmente sencillas como sentarse o colocar el tapón de una botella, se convierten en un problema de difícil resolución cuando se trasladan a la robótica. Un robot puede tener una gran fuerza o una precisión milimétrica, pero ajustar ambas cualidades para que trabajen en conjunto, como hace nuestro cerebro cuando da las órdenes justas de presión y movimiento a nuestras manos, no es nada fácil.

OceanOne fue diseñado originalmente para ayudar a los científicos a investigar y proteger los valiosos arrecifes de coral del Mar Rojo. El robot, de un metro y medio de altura, está equipado con visión estereoscópica y ocho motores multidireccionales que le permiten desplazarse en el agua en cualquier dirección. Oussama Khatib cree que una de las misiones más importantes que cumplirán este tipo de robots es operar en lugares peligrosos para el ser humano, como zonas de alta montaña, terrenos expuestos a altas radiaciones o profundidades submarinas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico