El sábado se dará a conocer el veredicto

En la décimo cuarta jornada del juicio contra Claudio Lamonega, acusado como presunto autor de los asesinatos de Marisa Santos y sus hijos, Lucas y Victoria Ramis, se desarrolló la etapa de los alegatos finales.

Luego de escuchar las declaraciones, de más de setenta testigos, se inició la etapa de alegatos finales, en el marco del juicio por el triple homicidio, ocurrido el 23 de noviembre del año pasado.

Durante más de dos horas, la Fiscal Andrea Vázquez, repasó testimonios, explicó pericias, mostró fotografías y analizó planimetrías. Desde su apreciación, estos elementos le permitieron probar la materialidad y autoría de Claudio Lamonega, respecto de los asesinatos de Marisa Santos y sus dos hijos.

En este marco, la parte acusadora desarrolló los puntos claves de la investigación, indicando una serie de elementos probatorios, debidamente encadenados.

El Ministerio Público Fiscal, y la querella particular, coincidieron en sostener que logró probar la materialidad y autoría del imputado en los crímenes. En tanto, la Defensa Publica, solicitó la aplicación del beneficio de la duda razonable, para el acusado y se informó que el día sábado, darán a conocer el veredicto.

Para la Fiscalía, se logró probar que el imputado, aprovechó esta situación de indefensión, y estando las victimas desprevenidas, las asesinó. Para la acusadora, el ensañamiento con los jóvenes, obedece a que Lamonega los consideraba el obstáculo, que le impedía convivir con Marisa. Quería que esa mujer, fuera solo para él. Los tres fueron encontrados en su domicilio, el lunes 24 a las 15:15, por iniciativa del propio autor. El imputado, llegó a la casa en compañía de dos empleados policiales.

Antes, en la comisaria, Lamonega dejó asentado en el libro de entradas, que no tenía contacto con su pareja, desde el viernes a la tarde. Según Vázquez, esta mentira, formaba parte de la estrategia de encubrimiento planificada por Lamonega.

Para la investigadora, Lamonega pretendía que otra persona, descubra el hecho. Por esta razón, expresó enojo y desconcierto, cuando el lunes, Daniela Santos, hermana de la víctima le confirmó que había viajado a Santa Cruz ese fin de semana. Es allí donde la coartada y el desvió de sospechas, comenzaba a mostrar fisuras.

Otro de los encubrimientos del acusado, está vinculado al teléfono celular de Marisa Santos. En su declaración del 7 de enero, Lamonega, había confirmado que el domingo a las 9:10, recibió un mensaje de texto, donde Marisa le avisaba que junto a sus hijos, viajarían a Comodoro Rivadavia. La autopsia forense, confirma que a las 08:00, las tres personas, ya estaban sin vida. Para Vázquez, "no existen dudas que fue el autor de los crímenes. Los asesinatos fueron planificados y ejecutados con frialdad. Sin embargo, su forma de ser, de creer que no comete errores, esta vez, no funcionó" puntualizó la investigadora.

A su turno, el abogado particular de la querella, Oscar Herrera inició su alegato, sostuvo que los indicios debidamente encadenados mediante los medios de prueba pertinentes, permitieron llegar a la certeza de que el imputado es el autor de los crímenes.

Por su parte, Manuel Mauriño, explicó las pruebas que permitieron acreditar, que la víctima sufría violencia psicológica y económica, para calificar la causa con el agravante de femicidio.

Por último, el imputado utilizó su derecho a declarar. Lamonega expresó: "tengo plena conciencia de mi situación. Yo no lo hice, jamás le hubiera hecho daño a Marisa y a los chicos".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico