El secreto para una piel bella todo el año

Se necesita de constancia y voluntad. Hay días en que terminamos muy cansadas, ya sea luego de una larga jornada laboral o una extensa velada, pero es muy importante, antes de acostarnos, limpiar e hidratar nuestro rostro. Acá van algunos tips.

Por la noche es cuando más debemos prestar atención a nuestra piel y dedicarle un poquito de nuestro tiempo para mantenerla bella y sana ya que cuando dormimos la piel descansa, se regenera y todos los procesos de reparación se activan.

CUIDADOS BÁSICOS QUE
DEBEMOS REALIZAR
ANTES DE ACOSTARNOS
Limpieza
Para eliminar cualquier sustancia que tengamos en el rostro con el objetivo de dejar una piel limpia, ya sea de maquillaje o de la suciedad que se va acumulando durante el día.
En el mercado actual encontramos desde leches limpiadoras, aguas minerales, jabones, etc. Hay pieles que les van unos productos mejores que otros, depende de las necesidades y de los gustos de cada persona.

Exfoliación
Este es un paso tan importante como el anterior aunque no lo realizaremos todos los días, pero sí al menos una vez a la semana, para poder eliminar las células muertas que se van desprendiendo poco a poco y así dejar paso a la piel nueva y fresca.
No sólo el aspecto de nuestra piel será mejor si eliminamos las antiestéticas pieles y molestas rugosidades, sino que ayudaremos a que nuestra piel se oxigene, y que cualquier producto que utilicemos desde una mascarilla o una crema penetre mucho mejor.

Tonificar
Tras la limpieza necesitamos refrescar, calmar y dar tonificación a la piel. Las pieles más sensibles necesitan un aporte de frescura extra y por supuesto sin alcohol, siendo ideales para este tipo de piel las aguas termales.
Para las pieles grasas y con tendencia a tener el poro algo dilatado necesitarán un tónico astringente, que además de calmar ayudará a cerrar los poros.

Hidratación
Dentro de los cuidados nocturnos es muy importante el uso de una buena crema hidratante, que ayude a la regeneración de la piel para así mantener una piel hidratada y elástica.
Debemos utilizar una crema que sea la más adecuada a nuestro tipo de piel y las necesidades que ésta requiere. Muchas cremas están especialmente concebidas para ser utilizadas exclusivamente por la noche, por ejemplo en el caso de las cremas nutritivas suelen ser demasiado espesas para ser utilizadas por el día.
Por otro lado en el mercado también hay otras cremas de noche que van más dirigidas a pieles con ciertos problemas como pueden ser las manchas o las arrugas. Estas cremas contienen ciertos principios activos específicos.
Una buena rutina de limpieza, exfoliación e hidratación es el secreto para que nuestra piel se vea radiante durante el día.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico