El semestre de paz social pasó por varios momentos críticos

Fue firmado el 1 de febrero, pero los sindicatos activaron luego de esa fecha medidas de fuerza por retrasos en la subida de equipos, comunicaciones de reducción de personal y nulos avances en la reforma de la industria para paliar la crisis.
Así, el acuerdo de paz social entre sindicatos y empresas del sector petrolero, con aval del Gobierno nacional, duró seis meses, pero no fueron tiempos de calma porque los conflictos y negociaciones llevaron, en varias oportunidades, a callejones sin salida. Al día de hoy, la tensión se mantiene con las empresas de operaciones especiales.
El viernes fue la última reunión formal donde por el sector empresario, sólo asistieron las operadoras nucleadas en la Cámara de Empresas Productoras de Hidrocarburos (CEPH), en tanto que las de la Cámara de Empresas de Operaciones Petroleras Especiales (CEOPE) se levantaron de la mesa el jueves pese a la advertencia de medidas de fuerza.
El primer día de febrero, en Casa Rosada, los sindicatos lograron un acuerdo de seis meses sin despidos ni piquetes en Chubut. Los gobiernos nacional y provincial asociaron esfuerzos para pagar un incentivo de 10 dólares por barril de exportación hasta el 31 de diciembre, donde la principal beneficiada es Pan American Energy, siempre que la referencia internacional Brent no supere los 47,50 dólares -hoy ronda los 42,50-.
Sin embargo, la paz duró poco. El 16 de febrero, los petroleros de Chubut salieron a la ruta por la noche para quejarse del retraso de la subida de equipos, con el dedo señalando a PAE aunque abarcaban a todas las operadoras. "El acuerdo no lo hicimos para que la gente se quede en su casa", dijo el sindicalista Jorge Avila. El Ministerio de Trabajo de la Nación actuó con la conciliación obligatoria.
El 15 de marzo, los petroleros cedieron a dejar una tanda de personal en stand by en los yacimientos de Tecpetrol. Los sueldos de ese grupo fueron reducidos un 30% hasta el 31 de agosto. En tanto, el gremio de los petroleros privados presentó un listado de más de 400 operarios en condiciones de jubilarse, que en abril y mayo fueron atendidos de modo exprés por la ANSES.
San Antonio Internacional fue la primera compañía socia de la CEOPE en tener un conflicto. Los trabajadores denunciaron el intento de reducción de personal en el área de transporte, aunque la empresa lo desmintió, y la retención de servicios paró 25 equipos de pulling en toda la cuenca. El conflicto se reactivó en la reciente semana por la suspensión de 300 personas, lo que finalmente fue revertido por pedido del Ministerio de Trabajo.

PROCEDIMIENTO CRISIS
En estos meses, además, la CEOPE intentó repetir el caso neuquino en la cuenca San Jorge, sin éxito. Para paliar la situación, propuso el Procedimiento Preventivo de Crisis que establecía suspensiones rotativas, pero los sindicatos plantearon que el acuerdo del 1 de febrero estaba por encima de aquella propuesta.
Un giro en la política de YPF irrumpió también en el escenario: la salida de Miguel Galuccio como presidente por Miguel Gutiérrez.
El ex Telefónica está más en sintonía con el presidente Mauricio Macri.
El 25 de abril Galuccio pasó por Neuquén y Comodoro Rivadavia para despedirse del personal y el 29 fue la asamblea de accionistas. A partir de ese momento, los sindicatos empezaron a hablar de vaciamiento de la empresa e intentos de privatización.

LA MOVILIZACION
DEL 6 DE MAYO
Ante los pocos avances en la negociación con las empresas, los sindicatos de Chubut y Santa Cruz convocaron a una movilización en el cruce de las rutas 3 y 26. Fue el viernes 6 de mayo. Sindicatos de otras actividades manifestaron con ellos.
"Acá está toda la clase trabajadora, que se preocupe quien se tenga que preocupar", dijo el jerárquico José Llugdar.
El 17 de mayo le tocó a Enap Sipetrol recibir todas las críticas. El sindicato de base inició la retención de servicios por la baja de dos equipos de torre. "El año pasado expusieron que para efectuar inversiones necesitaban una ampliación del contrato. Se les aprobó y ahora en vez de invertir están desinvirtiendo con la excusa de que no les es rentable la operación", cuestionó el intendente comodorense Carlos Linares.
El 25 de mayo, los petroleros y camioneros pararon toda la actividad en YPF por 24 horas en toda la cuenca del Golfo San Jorge -aunque en Santa Cruz prácticamente no se sintió el paro- y hubo desabastecimiento de combustibles en Comodoro Rivadavia. A partir de ahí empiezan los reclamos por los 14 equipos que bajaron en Santa Cruz y uno en Chubut.

REESTRUCTURACION
DE LA INDUSTRIA
En junio empezó a sonar fuerte la idea de reducir la jornada a ocho horas. "Nosotros no le tenemos miedo a esa discusión, pero a hacer todos ocho horas. No vamos a tener petroleros ricos y petroleros pobres", dijo el sindicalista Jorge Avila, expresando que no aceptarían la reducción salarial.
Al día de hoy, la crisis petrolera llega con diferencias entre sindicatos y la CEOPE por el pago del acuerdo salarial del 1 de julio. Si el cuarto día hábil de agosto no está depositado, habrá conflicto el quinto. Las operadoras ratificaron los pagos con la primera cuota de 18% de un total de 30%. Al mismo tiempo, avanza una reestructuración del trabajo en yacimientos que mantiene la incertidumbre entre los trabajadores.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico