El sommelier volvió a declararse inocente del homicidio de su madre

"Lo que menos quiero es que queden dudas hacia mi persona. Quiero que se esclarezca esto", dijo ayer el acusado cuando declaró por segunda vez ante los jueces Alejandro Sañudo, Fernando Larraín y Ricardo Basílico.

El sommelier Luciano Sosto volvió ayer a declararse inocente de la violación y el homicidio de su madre y aclaró que una serie de mensajes de texto que para la Justicia supuestamente lo comprometían fueron enviados horas antes del crimen del que lo acusan.
En tanto, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 8 a cargo del juicio accedió a un pedido de la defensa y ordenó que Sosto sea sometido a una junta médica con una nueva batería de tests y pericias para obtener su perfil psicológico y determinar si es compatible o no con la comisión del delito que se le imputa.
"Lo que menos quiero es que queden dudas hacia mi persona. Quiero que se esclarezca esto", dijo ayer el acusado cuando declaró por segunda vez ante los jueces Alejandro Sañudo, Fernando Larraín y Ricardo Basílico.
Sosto (37) pidió declarar luego de que ayer se presentara a ampliar su testimonial el kiosquero Maximiliano Tapia, un joven que al momento del crimen de Estela Garcilazo (69), concurría al departamento de Sosto junto a otro amigo, Iñaqui Mugica Zabala -el otro sospechoso de la causa pero que terminó sobreseído-, por consumir cocaína y tener relaciones sexuales con el sommelier.
Tapia, quien la semana pasada dijo ante el TOC 8 que Sosto "vivía al límite" o regresaba "disgustado" cada vez que iba a visitar a su madre en el piso de abajo, fue interrogado ayer sobre una serie de mensajes de texto que el 26 de diciembre de 2013, día del crimen, intercambió con el sommelier y que siempre fueron interpretados por la Justicia como comprometedores para el imputado.
Tapia dijo ayer que por la manera de escribir los mensajes lo más probable es que no sea él sino su amigo Iñaqui, a quien le solía prestar el celular, quien le estaba escribiendo a Sosto, pero a pedido de la defensa se leyó su testimonial de instrucción y ahí recordó que la noche del 25 intentaron subir a lo del sommelier pero éste no los recibió.
En los mensajes -a los que accedió Télam-, luego de tres llamadas perdidas, Tapia le pregunta a Sosto "¿por qué no atendés?" y luego, en otros SMS le dice: "subimos un toque", "por Navidad", "tenemos planes", "dale, que te quiero decir feliz Navidad nada más".
El sommelier nunca contesta las llamadas entrantes realizadas desde el celular de Tapia y por SMS responde: "Estoy ocupado. Hablando por teléfono y enquilombado. Les aviso cuando libere o relaje", "¡Feliz Navidad! Estoy ocupado amigo y con problemas. Respetá y avisá antes de pasar" y "estoy hablando, no puedo atender ahora".
Por un error de la fiscal de instrucción 19, Graciela Bugeiro, que está plasmado en su requerimiento de elevación a juicio, siempre se interpretó que esos llamados y mensajes fueron enviados y recibidos entre las 12:18 y las 12:34 cuando, según forenses, Garcilazo ya había sido asesinada entre las 7:30 y las 11:30.
La fiscal Bugeiro usó en su acusación esos mensajes para sostener que a esa hora "Lucky" trataba de sacarse de encima a Tapia y a Mugica porque estaba con el problema de que había asesinado a su madre y no sabía qué hacer con el cadáver.
Sin embargo, ayer Sosto se encargó de aclarar que esos mensajes no fueron a las 12 del mediodía, que serían las 12 PM, sino de la madrugada del 26.
Los jueces pudieron corroborar con el horario de los listados de los mensajes entrantes y salientes que los SMS eran de las 12 A.M., es decir las 0 horas de ese 26, varias horas antes de que Garcilazo sea asesinada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico