El sospechoso de balear a Gonzalo Cárdenas pasará un mes en prisión

Se trata de Maximiliano Narváez, quien ayer fue imputado por tentativa de homicidio contra el joven al que atacaron el jueves por la tarde mientras reparaba su auto en una vereda de la avenida Lisandro de la Torre. El presunto autor fue detenido anteanoche en su domicilio de la calle San Francisco de Asís y se le secuestraron prendas de vestir. La justicia le dictó 30 días de prisión preventiva.

Mientras la víctima, Gonzalo Andrés Cárdenas (20), permanece internada en el Hospital Regional con la bala alojada a un centímetro de la aorta, la policía de la Seccional Cuarta detuvo al sospechoso del ataque. Ocurrió en la noche del viernes durante una serie de allanamientos.
El sospechoso fue identificado por fuentes oficiales como Maximiliano Narváez, de 19 años, quien reside a escasas cuadras del lugar donde el jueves se produjo la agresión armada.
Esa tarde Cárdenas estaba junto a otros cuatro familiares afuera de una vivienda de Lisandro de la Torre 2015, casi Angel Velaz.
El joven arreglaba un Renault 18 cuando apareció el agresor y sin vacilar efectuó tres disparos, uno de los cuales alcanzó a la víctima. El proyectil le ingresó por la zona del omóplato y le quedó alojado cerca de la aorta, la principal arteria del cuerpo humano.
Con los testimonios recabados por los efectivos a cargo del subcomisario Martín Guajardo, se iniciaron las averiguaciones para identificar al agresor. Para ello, la Seccional Cuarta contó con la colaboración de la Brigada de Investigaciones y las diligencias estuvieron instruidas por el fiscal general Héctor Iturrioz.
A partir de las 22 del viernes el juez penal Alejandro Soñis autorizó cuatro órdenes de allanamientos en viviendas cercanas entre sí, ubicadas sobre la calle San Francisco de Asís entre el 1.300 al 1.400 del barrio Quirno Costa.
En uno de los domicilios se efectuó la detención del principal sospechoso, quien fue alojado en la comisaría del barrio Quirno Costa. Si bien no se halló el arma utilizada se secuestraron prendas de vestir del presunto autor, vainas servidas y teléfonos celulares.
Para la realización de los procedimientos se contó con el apoyo de Infantería y Operaciones de la Unidad Regional, que refuerzan el sistema de patrullas por los últimos enfrentamientos armados ocurridos en esa zona oeste de Comodoro Rivadavia.

VENGANZA
La audiencia de control de detención y formalización de la investigación contra Narváez se desarrolló ayer al mediodía y estuvo presidida por el mismo magistrado que libró los allanamientos. El sospechoso recibió el asesoramiento de la defensora pública, María de los Angeles Garro.
En el comienzo de la audiencia, el fiscal relató el episodio ocurrido a las 18:10 del jueves sobre Lisandro de la Torre. Detalló que el ataque fue como venganza a una pelea que se registró días antes entre la víctima y el grupo agresor.
Cuando fue herido, Cárdenas alcanzó a decirle a un policía que había mantenido una pelea con Narváez y su grupo de pertenencia. Por causas que serían banales se desató un enfrentamiento con golpes de puño, luego de lo cual comenzaron otras agresiones.
Así se sucedieron ataques a pedradas contra el domicilio de la familia de Cárdenas, en la que trizaron el parabrisas de una Peugeot Partner. Además intentaron quemarla con una suerte de molotov y también atacaron a otro vehículo.
En ese contexto, Iturrioz argumentó que existen pruebas suficientes para tener al imputado como autor del disparo y que tuvo la intención de quitarle la vida a Cárdenas. Pidió que se declare legal la detención, debido a que se cumplió a través de una orden judicial.
Ante la gravedad del delito imputó a Narváez como autor del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en grado de tentativa. Luego requirió la prisión preventiva del sospechoso por el lapso de un mes, debido a los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.
El acusador también mencionó la gravedad de las lesiones de la víctima que aún se encuentra internada con pronóstico reservado y tiene la bala alojada en el cuerpo.
Mientras, la defensora del imputado no se opuso a la acusación fiscal ni a la medida solicitada. Por esa razón, Soñis decretó la prisión preventiva de Narváez y fijó tres meses para concluir con la investigación judicial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico