El STIA llegó a un acuerdo salarial en Comodoro pero continúa la negociación a nivel provincial

Un 35% de aumento, más una suma fija de $3.500 y un incremento de $500 por presentismo. Ese fue el acuerdo al que llegó el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación con cinco de las seis empresas pesqueras que operan en esta ciudad y que no pertenecen a la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras. Hoy el gremio buscará definir un arreglo a nivel provincial después que la Secretaría de Trabajo dictó la conciliación obligatoria.

"Las empresas que no están adheridas a la cámara son más responsables que la cámara que debería representar a todas las empresas del sector y allanar el camino. Mostraron un grado de responsabilidad para evitar el conflicto. Muy diferente a las empresas de la cámara que exportan y que dicen que tienen problemas para pagar".
Con esas palabras Oscar Lapalma, referente del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA) en Comodoro Rivadavia, definió la postura de la Cámara Argentina Patagónica de Industrias Pesqueras (CAPIP) que hoy al mediodía tendrá la primera audiencia de conciliación obligatoria a nivel provincial con el gremio, luego de que la Secretaría de Trabajo actuó ante las posibles medidas de fuerza en las plantas procesadoras.
Es que en Comodoro Rivadavia donde hay unos 680 afiliados, el panorama es muy diferente a lo que sucede a nivel provincial con las empresas nucleadas en la CAPIP, ya que el mismo lunes se firmó el acuerdo salarial para 2016 con las pesqueras que están fuera de esa entidad.
Según confirmó Lapalma, en la delegación de la Secretaría de Trabajo, se acordó un 35% de aumento sobre el básico y el factor que impacta sobre las diferentes categorías, más una suma fija de $3.500 que se sumará de manera paulatina a los básicos, y un incremento de $500 por presentismo, el cual se eleva a $1.250 por quincena. Todo retroactivo al 1 de junio.
"No es lo ideal pero es el promedio que se está firmando a nivel nacional. Lo tomamos para recuperar el poder adquisitivo por el poder de la devaluación", explicó el dirigente.
"Las paritarias se siguen discutiendo a nivel provincial, pero cuando la CAPIP se puso intransigente se estancaron. Creo que están buscando algún beneficio del Estado para cerrar la paritaria, siempre hizo lo mismo y me parece que está especulando con eso", consideró.
Lapalma espera que "hoy la cámara firme un acuerdo y no generen conflictos innecesarios. Mientras tanto, se aguarda que otras empresas de Rawson y Puerto Madryn, que están por fuera de la CAPIP firmen un convenio similar al que se rubricó en Comodoro Rivadavia.
La negociación paritaria comenzó hace 20 días, con el pedido de un aumento del 35%. Sin embargo, ante la postura de la cámara, las negociaciones quedaron estancadas, lo que produjo el anuncio de posibles medidas de fuerza y la posterior conciliación obligatoria.
Mientras tanto, en esta ciudad se aguarda que la sexta empresa que opera en el puerto comodorense, firme el compromiso que asumieron las otras compañías, luego que en la mesa de negociación no se hiciera presente ningún representante.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico