El suegro de Solís confirmó que lo vio llegar antes de las 22 a su casa

El abuelo de los hijos de Sergio Solís confirmó que el día del homicidio de Domingo Expósito Moreno cuidó a su nieto junto al acusado, quien después se fue y regresó antes de las 22. También declaró el psiquiatra que realizó pericias a los dos acusados; la abogada que asistió en el fuero Civil a Nadia Kesen por la potestad sobre su hija y, entre otros, la psicóloga de la acusada. En total depusieron seis de los siete testigos ofrecidos. Hoy habrá videoconferencia con España.

Se llevó a cabo ayer la décima jornada de juicio que se sigue contra Sergio Solís y Nadia Kesen, quienes están acusados por la autoría material e intelectual del homicidio de Domingo Expósito Moreno, ocurrido en la noche del 25 de junio de 2014.
Ayer, antes el tribunal que preside el juez Mariano Nicosia y se completa con Jorge Odorisio y Daniela Arcuri, declaró el abuelo de dos de los hijos del acusado, testigo que fue ofrecido por la defensora pública Lucía Pettinari, quien asiste técnicamente a Solís.
El testigo se refirió a la actividad que desarrolló ese día y confirmó que durante esa tarde, junto a Solís, cuidaron al hijo de este porque estaba enfermo y recordó que el imputado se quedó hasta un rato antes de que llegara su hija, con quien el acusado tuvo dos hijos.
"La niñera llegó a las 18:30. Mi hija salió del trabajo y se fue a natación con mi nieta, y un rato antes de su regreso se fue Sergio. Creo que tenía que ir al médico", sostuvo el testigo y agregó que lo volvió a ver a la noche cuando salió a tirar la basura después de cenar. "Tiene que haber sido entre las 21:30 y las 22. Estaba Sergio en un auto estacionado y entró atrás mío. Al rato escuché el ruido como que salieron con mi hija", precisó.

SABIA QUE TENIA QUE VOLVERSE A ESPAÑA
La abogada que la asesoró a Nadia Kesen durante el proceso civil que se inició a partir del exhorto diplomático de restitución de su hija, también declaró ayer y confirmó que desde un primer momento Nadia supo que tenía que volver a España y estaba dispuesta a hacerlo. La letrada contó cómo fue todo el trámite procesal y los vaivenes que tuvo el caso que en primera instancia resultó desfavorable para la acusada; en segunda instancia la situación se modificó y finalmente el Superior Tribunal confirmó la sentencia inicial.
La testigo también explicó que el régimen parental en España es diferente al de la Argentina y allá cualquiera de los padres puede salir del país con el hijo, algo que acá no puede hacerse sin la autorización de ambos.
También recordó que en el primer punto de la sentencia se ordenaba que la hija de Kesen y Expósito Moreno debía regresar a España y debía hacerlo acompañada de la madre. Cuando quedó firme se puso un plazo de quince días para efectivizarla y la abogada sostuvo que le llamó la atención que pasara un año y que no se pudiera dar cumplimiento a la sentencia.
Ayer también declaró el psiquiatra que junto a una psicóloga realizó las pericias a los imputados sobre sus personalidades. Además declaró la psicóloga de Kesen; una tía de la imputada y el amigo de sus padres al que le habían pedido como favor que pagara la multa en la agencia de viaje, la cual se le impuso por el viaje que no se llegó a realizar cuando le robaron los pasaportes.
Para hoy está previsto realizar una videoconferencia con España, medio por el cual declararán testigos ofrecidos por la defensa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico