El temporal de viento provocó múltiples voladuras de techos

Las fuertes ráfagas persistieron durante toda la jornada de ayer y a las 14 alcanzaron los 122 kilómetro por hora. Las voladuras de techos y la caída de cartelería comercial fueron los inconvenientes más comunes. La inclemencia además dificultó el tránsito en la zona de El Infiernillo. Desde el municipio reforzaron las guardias de Defensa Civil.

Ya el martes las ráfagas soplaron a 111 kilómetros por hora, aunque no se registraron mayores dificultades. En cambio, la jornada de ayer estuvo caracterizada por la intensidad regular del temporal y el polvo en suspensión.
Según precisaron desde el área de Pronósticos de la Fuerza Aérea local a El Patagónico, la ráfaga máxima se registró a las 14 y fue de 122 kilómetros por hora. Ya desde la mañana la guardia del organismo municipal de Defensa Civil intervino en numerosas contingencias en la vía pública y en domicilios particulares.
El propio el subsecretario de Seguridad de la Municipalidad, Héctor Quisle, informó: “desde las primeras horas de la mañana recibimos varios pedidos de asistencia vinculados con voladuras de techos en casas particulares y caída de cartelería en la vía pública”. A pesar de las casas destruidas no hubo ninguna familia evacuada.
La mayoría de las intervenciones por desprendimiento de techos se registró en los barrios Próspero Palazzo, Valle C y Kilómetro 5. El gimnasio de la Escuela 742 del barrio Las Orquídeas sufrió la voladura de chapas y una familia que reside en el loteo contiguo al establecimiento educativo corrió la misma suerte.
Las fuertes ráfagas desprendieron parte del techo del primer piso de la vivienda, el cual cruzó la calle y terminó en un terreno del sector. Al moverse toda la estructura del cielo raso también se cayeron pedazos de la mampostería de cemento que hacía de contención del techo.
Un equipo periodístico de este diario dialogó con la familia damnificada cuando estos sacaban la mayor cantidad de elementos del piso superior para ponerlos a resguardo en la planta baja. Mientras en la zona sur de la ciudad, como los barrios Stella Maris y San Martín, los pedidos de asistencia fueron por voladura de cercos perimetrales.
En una obra en construcción sobre la calle Pedro Pablo Ortega casi Ignacio Gatica se volaron chapas que estaban colocadas en forma precaria.
Quisle detalló: “la caída de cartelería más compleja se produjo en el casco céntrico en un local de telefonía celular en donde montamos una división perimetral provisoria para evitar el paso de los transeúntes hasta que se finalizó con la tarea de reacondicionamiento del mismo”.

VIENTO HASTA
EL MEDIODIA
El funcionario municipal recordó que ante la persistencia del temporal se reforzaron las guardias de Defensa Civil y se encuentra disponible durante las 24 horas la línea gratuita 103 para solicitar asistencia. Se emitió el protocolo de medidas preventivas ante el pronóstico de viento para la zona.
"Se incrementará el número de personal abocado a las tareas de asistencia para estar a la altura de las circunstancias”, prometió Quisle.
Por otro lado, pidió a la población a tomar medidas preventivas para minimizar las posibilidades de accidentes por los vientos fuertes.
"Es fundamental que mantengan asegurados los elementos de construcción, con patios y techos limpios de objetos que puedan volarse, conducir con precaución y evitar caminar por las calles", recomendó el subsecretario municipal.
Desde Pronósticos explicaron que el viento seguirá soplando desde el oeste noroeste durante toda la madrugada, y recién en horas del mediodía mermará. También se prevé un aumento de la temperatura que rondará en los 19 grados.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico