El test de la nueva Toyota Hilux

Toyota lanzó al mercado una pick-up de tamaño compacto que representa la nueva versión de la Hilux.

El éxito de esta camioneta fue tal que ha logrado mantenerse en el agrado del público durante casi cinco décadas y ahora, a 47 años de su debut, llega a nuestro país la octava generación con una serie de mejoras en todos los niveles; diseño, seguridad, desempeño y confort.

MECANICA Y SEGURIDAD
En dimensiones la nueva Toyota Hilux tiene una longitud de 5.335 mm, un ancho de 1.815 mm y una altura de 1.815 mm. Esto nos indica que es 75 mm más larga, 20 mm más angosta y 5 mm más baja que la generación anterior.
En México se ofrece solamente con motor naftero, por eso debajo del capot de la unidad probada habita un cuatro cilindros de 2.7 litros y 16 válvulas con doble VVT-i que entrega 166 CV a 5.200 rpm y 244 Nm a 4.000 rpm. En este caso las versiones turbodiesel producidas en Argentina llevan la ventaja, no tanto en potencia con 150 y 177 CV, pero sí en torque desplegando con 400 Nm entre 1.600 y 2.000 rpm en el 2.4L y 420 Nn (450 en las automáticas) para el 2.8L.
En seguridad, todas las versiones de la nueva Toyota Hilux ofrecidas en el país cuentan con ABS y 3 airbags, dos frontales y una para las rodillas del conductor que pueden llegar a ser 7 en las más equipadas, sumando los laterales y de cortina. Además, todas las versiones tienen ESP y Control de tracción, agregando una artillería de asistentes electrónicos en las versiones más equipadas.

CONFORT
A pesar que este nuevo capítulo de la Toyota Hilux obtiene una mejor calidad y ensamble en los plásticos, se queda corta con lo que pueden ofrecer sus competidores. Tal vez a la vista los plásticos lucen atractivos, pero una vez que los palpás se sienten rugosos. De igual manera las costuras de la tela de los asientos dan que hablar en las terminaciones.
Una vez ubicado en el asiento del piloto, la posición de manejo es bastante cómoda, mientras que atrás es aceptable para tres pasajeros, sin alcanzar el espacio para las piernas y la comodidad que ofrecerán modelos como la nueva Frontier, que ya probamos.
Dinámicamente, podemos decir que la nueva generación de la Toyota Hilux ofrece una marcha mucho más agradable. Si bien en esta prueba nos subimos a la versión naftera, podemos decir por nuestra experiencia de manejo en el lanzamiento realizado en Argentina que el motor también es mucho más silencioso desde la cabina.
CONCLUSIONES
La nueva Toyota Hilux tiene y tendrá fuertes rivales, pero con las mejoras estéticas, mecánicas y de equipamiento, tiene los atributos suficientes para seguir combatiendo con éxito.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico