El último mensaje de una de las víctimas a su madre: "voy a morir"

"Deciles que estoy en el baño. Éstá viniendo", comienza el mensaje de Eddie Mina, el último que envió desde su celular, antes de ser masacrado junto a otras 49 personas en la discoteca gay Pulse en Orlando.

Su mamá fue la que dio a conocer el mensaje, el último texto que recibió de su hijo, aterrado, luego de que un hombre armado abriera fuego en el interior del club nocturno de Florida: "Deciles que estoy en el baño. Éstá viniendo. Voy a morir".

Según contó la mujer, Eddie le escribió al comenzar el tiroteo y le pidió que llamara a la Policía. Le dijo que estaba en un baño escondido con otras dos personas y luego escribió: "Ahí viene".

El siguiente texto decía: "Nos tiene, está con nosotros". "Esa fue la última conversación", detalló la mujer en diálogo con un canal de noticias norteamericano, tras la terrible secuencia.

"Voy a morir", fue lo último que dijo el muchacho, antes de que su mamá le pidiera que se quedara dónde estaba y le preguntara si había algún herido. Preguntas que nunca tuvieron una respuesta.

"Podía escuchar a mucha gente llorando", describió a la televisión la mujer, que logró comunicarse por unos segundos con su hijo desde el lugar en que estaba refugiado.

Antes de contarle lo que estaba ocurriendo, Eddie se hizo un momento para comenzar su mensaje diciendo lo que para él era quizás lo más importante antes de dar explicaciones. Con el asesino cerca, y muerto de miedo, la comunicación del joven empezó con: "Mami, te amo".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico