El único detenido por el crimen en Rocas Coloradas quedó en libertad

Emanuel Medina, único detenido en el misterioso asesinato de Claudio Omar Boz, fue imputado por encubrimiento y quedó en libertad con prohibición de salir de la ciudad.

Esta mañana, desde las 10 horas, se llevó a cabo la audiencia del control de Emanuel Medina, quien fue detenido el martes como sospechoso del asesinato de Claudio Omar Boz, cuyo cuerpo fue encontrado calcinado el viernes pasado, en una playa cercana a Rocas Coloradas.

En la audiencia de esta mañana, que presidió el juez Alejandro Soñís, Medina fue imputado por encubrimiento y quedó en libertad con prohibición de salir de esta ciudad. Además, deberá presentarse cada 15 días en la oficina judicial y el juez dispuso seis meses para la investigación de este caso.

Cabe resaltar que para la fiscal Cecilia Codina, quien pidió la medida de libertad con medidas sustitutivas para Medina, Emilio. Abud, dueño de la chacra de Kilómetro 12 donde residía y trabajaba Boz en los últimos meses, sería el autor del crimen. Hasta el momento, sólo se sabe que abandonó esta ciudad después de que el viernes se descubriera el cadáver calcinado, por lo que se encuentra prófugo.

Tanto Medina como la víctima Voz trabajaban para Abud. El ilícito de homicidio se produjo cuando presuntamente Taher Abud propinó varios golpes en el cráneo de la víctima, causándole traumatismo de cráneo y luego - se supone- lo trasladó hasta la playa denominada el Enganche II, sitio donde prende fuego el cadáver.

Según indicó la fiscal el automóvil Renault 9 secuestrado junto a los cinco celulares posee presuntas manchas hemáticas en su parte trasera y existe un testigo de identidad reservada que señala problemas entre Abud y la víctima.

Presidió el acto Alejandro Soñis, juez penal; por el Ministerio Público Fiscal se hicieron presentes Cecilia Codina, fiscal general y Verona Dagotto, funcionaria de fiscalía; en tanto que la defensa de Medina fue ejercida por Cristina Sadino y María de los Ángeles Garro, defensoras públicas.

EL CRIMEN

Según el estado del cuerpo, habría sido arrojado a la playa y luego prendido fuego, pasadas la 6 del viernes, cuando la marea comenzaba a descender. De modo contrario, el cadáver habría sido arrastrado por la fuerte marejada de los últimos días y no tendría las bolsas que lo envolvían, presumen los investigadores.

Hay que recordar que el cadáver fue descubierto a las 13:45 del ese día por un pescador cuando la pleamar no estaba en su plenitud.

La hipótesis se refuerza debido que en el lugar se incautaron bolsas de consorcio con restos de residuos domiciliarios como cáscaras de tomate y papa, y un envase de tomate para salsa. También se secuestró un trapo de piso con presuntas manchas de sangre. Este habría sido utilizado para limpiar el lugar donde la víctima fue asesinada.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico