El verborrágico relato de María Julia Olivan sobre su flamante maternidad

La periodista fue madre de Antonio hace cuatro días y como toda experiencia primeriza, no le resulta del todo sencilla.

Como todas (o la mayoría) de las madres primerizas, María Julia Oliván pasa de la felicidad y calma absoluta por disfrutar su bebé a los nervios o miedos propios de una experiencia que se aprende segundo a segundo.

Así lo contó ella misma en una entrevista, a tres días del nacimiento de Antonio. "En tres días no dormí nada, creo que no llego a las tres horas. Pero estoy feliz, demasiado alterada... para bien. Estoy alegre, me la paso hablándole al nene, mirándolo, jorobándolo, dándole la teta, haciendo todos los deberes. Soy un poquito obsesiva para que todo salga bien y le pregunto muchas cosas a las enfermeras. Cada tanto me pongo a llorar de alegría o me preocupo en exceso por cualquier pavada. Por ejemplo, el bebé bajó un poco de peso desde que nació y cuando me enteré me puse a llorar como una nena. O el día que la puericultora me dijo que tenía el pezón corto, también me puse a llorar ¡como una loca! Paso de tener esos desbordes de llanto a la felicidad más absoluta", relató en el portal Personajes.tv.

Seguí leyendo en Ratingcero.com

Fuente:

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico