El vicepresidente comunal de Gastre fue detenido en presunto estado de ebriedad

Paulo Nelson Cáceres, vicepresidente de la comuna de Gastre, fue detenido ayer luego de resistirse ante la policía cuando fue encontrado consumiendo bebidas alcohólicas en una camioneta junto a un acompañante. Habría amenazado a un agente y exigido que lo dejaran en libertad. Ambas personas fueron imputadas por atentado agravado a la autoridad y luego recuperaron su libertad.

Un agente de la Comisaría de la comuna de Gastre se encontraba patrullando ayer, a las 1:50, cuando observó movimientos extraños en una camioneta. El uniformado pudo detectar que dos personas se encontraban ingiriendo bebidas alcohólicas por lo que les solicitó su identificación y la documentación del rodado.
Según fuentes consultadas, los individuos no solo se habrían negado al pedido del agente sino que uno de ellos tomó una botella y la rompió para amenazarlo y, posteriormente, escapar.
El agente solicitó refuerzos de inmediato y rápidamente ubicaron a las personas que habían estacionado el vehículo a pocos metros de sitio del incidente.
En ese segundo lugar, uno de ellos alcanzó a escaparse de las autoridades. Mientras, la otra persona no solo se resistió al pedido de los policías sino que los agredía verbalmente incitándolos a pelear hasta que lograron reducirlo. En ese momento, según la policía, este exhibió su condición de autoridad municipal exigiendo que lo dejaran en libertad.
Los uniformados verificaron que el individuo era el vicepresidente comunal de Gastre, Paulo Nelson Cáceres y lo llevaron al centro de asistencial local para constatar su estado físico y luego fue llevado a la comisaría de la localidad.
Cuando se realizaban los trámites correspondientes de la detención de Cáceres, la otra persona que se movilizaba en el rodado habría irrumpido en el hospital para increpar a los policías por su accionar y manifestar que “no podían detener a una autoridad municipal”. También fue reducido y puesto tras las rejas junto a Cáceres.
El jefe de la Unidad Regional de Policía de Puerto Madryn, Marcelo Diosquez, desmintió las versiones que indicaban que el vicepresidente de la comuna rural habría recibido una golpiza por parte de los agentes, pero sí argumentó que las lesiones que tuvo se debieron al forcejeo cuando se lo detuvo. Asimismo, aseguró que los uniformados destacaron que el funcionario se encontraba en presunto estado de ebriedad a tal punto que “no se le entendía cuando hablaba”.
En este sentido, ayer, a las 16, se realizó la audiencia de control de detención en Puerto Madryn donde ambas personas fueron imputadas por atentado agravado a la autoridad y luego recuperaron su libertad.
El vehículo quedó secuestrado por lo que Cáceres y su acompañante tuvieron que esperar en la terminal un micro que los llevara de retorno a Gastre.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico