El video del nado por la identidad de los caídos en Malvinas

Armando Viberos, integrante del Grupo Especial de Operaciones Policiales de la Policía del Chubut, nadó seis kilómetros en el estrecho San Carlos de las Islas Malvinas. Mirá el video.

Armando Viberos de 29 años, es oficial de la Policía del Chubut y nació en San Antonio de los Cobres, Salta, está radicado hace cuatro años en Comodoro Rivadavia. Llegó a Chubut para sumarse a la Escuela de Policía. Hoy es oficial subinspector del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP) y se convirtió en el primer policía de la Unidad Regional de Comodoro que nadó en las Islas Malvinas. Lo hizo por la identidad de los 123 soldados argentinos que aún no han sido identificados.

Armando, no tiene familiares directos que hayan participado en la guerra, solo un primo de su madre que estuvo en el crucero Belgrano. Pero creció con las historias de su padre, ex colimba del Ejército, y la experiencia compartida por un vecino ex combatiente de apellido Cachamba, que era integrante de la Armada.

El 16 de marzo Viberos unió a nado el estrecho San Carlos en las Islas Malvinas por la cruzada que busca identificar a los 123 soldados argentinos que están sepultados en las islas del Atlántico Sur, y que en su cruz solo llevan el lema: "Soldado argentino solo conocido por Dios".

Un día que Armando leía El Patagónico, como lo hace habitualmente, se enteró de la cruzada solidaria de los cuatro nadadores de Mar del Plata. En la nota figuraba el número de cuenta y el teléfono de los que estaban a cargo de realizar el cruce por la identidad. No dudó y llamó.

Los nadadores de Mar del Plata que se habían preparado por más de un año, llegaron en una hora y cuarenta y cinco minutos a la meta. Viberos lo hizo en dos horas y cincuenta minutos. Su llegada fue emotiva. Sus compañeros destacaron su coraje. Es que el oficial empezó a nadar en aguas abiertas recién a fines del año pasado con la ayuda del Club Neptuno y bajo las directivas del profesor Armando Cortéz, del GEOP.

En este video se puede ver el momento exacto en que sale del agua agotado, temblando por el cruce y emocionado tras una arenga de los que acompañaron y fueron parte de esta travesía "haber pasado por ahí, por la orilla y ver tantas cosas de la guerra y ver la palabra Argentina, te parte el alma, no sé cómo explicarlo con palabras" dice antes de quebrarse de la emoción por cruzar un estrecho tan cargado de historia y tragedia.

Los nadadores marplatenses lo bautizaron "el Comando". En su cuello llevó durante el nado una prenda íntima de su padre Román, que falleció el año pasado y sus compañeros de hazaña le regalaron un rosario bendecido por el obispo de Mar del Plata, de los mismos que fueron dejados en las cruces de los soldados no identificados.

Viberos y los nadadores, después de la proeza, enterraron objetos importantes para ellos detrás del cementerio de Darwin. El policía enterró en el lugar tres escudos, uno de la Policía del Chubut, el de la Unidad Regional de Comodoro Rivadavia y el que le obsequiaron cuando culminó el curso del GEOP, junto a medallas de la Virgen Milagrosa y de Guadalupe.

Embed


Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico