El viento desprendió techos y provocó daños sobre automóviles en el centro

El viento corrió a 100 kilómetros por hora ayer a la 1. Las fuertes ráfagas se mantuvieron durante toda la madrugada y gran parte de la mañana. Entre las principales consecuencias, se desprendieron partes de los techos de chapa en tres edificaciones de distintos puntos de Comodoro Rivadavia. Para hoy se espera una disminución del viento.

El pronóstico del tiempo marcaba que luego las altas temperaturas que se registraron el lunes, llegaría el turno de los fuertes vientos y una baja considerable en el termómetro. Así se alcanzó ayer una ráfaga máxima de 100 kilómetros por hora registrada sobre las 1. Además, sobre las 10 se registraron ráfagas que alcanzaron los 80 kilómetros por hora con constantes de 50 kilómetros por hora.
Desde el Servicio Meteorológico Nacional informaron que las ráfagas del este se debieron a variación de presión que se manifestó sobre la región, pero el fenómeno comenzó a disminuir sobre la tarde de ayer.
Para hoy se espera una disminución del viento, con una máxima de 20 grados mientras que para mañana se espera una máxima de 17 grados. La temperatura continuará bajando el viernes cuando el termómetro marque a penas 16 grados como máxima. Para ese día se espera que se reaviven las ráfagas.

DAÑOS Y PROBLEMAS
El temporal que se registró en la mañana de ayer provocó diferentes problemas en distintos puntos de la ciudad. Los primeros llamados de emergencia se recibieron desde el barrio Stella Maris, donde se voló el techo de una vivienda.
Desde Defensa Civil aseguraron a este diario que se trató de una "residencia precaria" y que "no contaba con una buena edificación por lo que se estima que el techo haya estado sujeto con elementos de poca resistencia".
El barrio Industrial también tuvo lamentar inconvenientes cuando se voló el techado de un galpón en construcción. Como medida de seguridad se estableció reforzar la estructura.
"En los dos casos tuvimos que asistir a las familias y a los trabajadores que se encontraban en estos lugares, priorizando su bienestar hasta brindar una efectiva respuesta al inconveniente", detallaron.
El problema más grave al que tuvo que acudir personal de Defensa Civil fue el desprendimiento de una parte del techo de la imprenta "Cattáneo", que se encuentra sobre Ameghino entre Belgrano y España.
El incidente ocurrió a las 9:30 y provocó que tres automóviles estacionados sufrieran daños en su carrocería. El más afectado fue un Fiat Palio Adventure -dominio KJT 239- que sufrió la rotura de su luneta.
"Si llegaba a venir más despacio posiblemente el techo me impactaba de frente y capaz no la contaba", sostuvo la conductora del vehículo en diálogo con El Patagónico.
La damnificada y el dueño de la imprenta, Miguel Bustamante, llegaron a un acuerdo para costear los daños sufridos en el automóvil.
El temor también se apoderó de transeúntes por los fragmentos de chapa que arrastraba el viento por veredas y calles.
El responsable de "Cattáneo", lamentó lo sucedido y manifestó estar cansando de los reclamos que realiza a las áreas municipales. "El problema comienza porque los edificios no cuentan con un contraviento. Entonces las ráfagas remolinean sobre mi techo y vuelve a salir con mucha fuerza. Así fue como se llevó todo", afirmó.
El comerciante consideró que fue un milagro que no se registraran víctimas ya que la estructura contaba con elementos de chapa, madera y parte de mampostería.
"Estoy cansado de reclamar y que no tomen en cuenta mis reclamos. Están esperando que pase una tragedia para que se den cuenta de la necesidad que tenemos de un contra viento", agregó Bustamante.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico