El Viernes Santo se celebró con el Vía Crucis en la mayoría de las parroquias de Comodoro

En distintos barrios los fieles católicos acompañaron la Pasión de Cristo. La del Domingo Savio tuvo el inconveniente de que el poste colocado en el cerro para la cruz estaba roto en varias partes, pero aun así concretaron la última estación.

La comunidad cristiana de Comodoro Rivadavia salió a las calles para reflejar su fe con el tradicional Vía Crucis, que muestra etapa por etapa cómo Jesucristo cargó la cruz. En distintos puntos de la ciudad, la Pasión de Cristo tuvo sus réplicas organizadas por las distintas capillas.
En una de las recreaciones del Vía Crucis más tradicionales, que parte cada año desde el Colegio Domingo Savio y atraviesa todo el barrio Pietrobelli, la cruz no pudo alzarse porque encontraron roto el poste que habían colocado con tiempo sobre el cerro. El mismo estaba partido en varios pedazos.
Por eso, la cruz fue colocada en un pozo improvisado para que estuviera firme y así representar la décima estación, cuando Jesús es clavado en la cruz. Las siguientes estaciones representan la muerte de Jesús al ser crucificado, luego cuando lo bajan para ponerlo en brazos de su madre, María, y su sepultura.
Todas las anteriores estaciones fueron pasando por el Pietrobelli como todos los años, con la ayuda de los voluntarios que ponen el cuerpo para representar todo el trayecto de lo que se conoce como la "Pasión de Cristo", renovar la fe y distribuirla por las calles del barrio.
Fue otro día especial para Carlos, que ya le había tocado ser Jesucristo en otras ediciones del Vía Crucis comodorense y en esta oportunidad fue Cirineo. De una familia creyente, sus sobrinos también lo acompañaron las veces que fue Jesús para interpretar los papeles de soldados romanos.
"Hace cinco años que participo con la iglesia del Carmen, este año me toca como Cirineo. Vamos con orgullo y dedicación, porque uno que es católico y lo siente así, con toda la Fe que se merece la iglesia gracias a nuestro padre Francisco", contó apurado, antes de salir a su puesto.
En la estación donde aparece Simón, el Cirineo, quien llega hasta un agotado Jesucristo y lo ayuda a cargar la cruz. Carlos hizo a este personaje, que representa los desafíos y pruebas con las que nos encontramos en la vida, con la misma pasión y compromiso con la que interpretó a Jesús.
En la cúspide del cerro, donde quedan algunos molinos eólicos de pie pero sin actividad porque su vida útil terminó, había camionetas con familias que aguardaban la llegada de la peregrinación. En cada parada que hacía el Vía Crucis, los habitantes del barrio salían para curiosear o para acompañar en una estación.
La Pasión de Cristo estuvo en todos los barrios de Comodoro Rivadavia, también en Rada Tilly, con la organización de las capillas.
Hasta hubo un Vía Crucis de madrugada: el miércoles a las 21, la Pastoral Juvenil reunió a más de 500 chicos y chicas para recordar esta Semana Santa hasta las 7 de la mañana del jueves. A las cuatro aproximadamente, hicieron un Vía Crucis muy particular en el centro.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico