El virus zika y la lactancia materna

Hasta el momento la transmisión de la infección del zika a través de la lactancia no se ha documentado. Debido a la emergencia declarada por el virus, se busca reforzar la importancia de mantener el amamantamiento materno.

Según OPS/OMS, actualmente no hay evidencia de que el virus del zika pueda transmitirse a través de la leche humana. Las madres que viven en áreas donde circula el virus deben seguir las recomendaciones sobre lactancia (lactancia exclusiva durante los primeros 6 meses, continuando con la lactancia y alimentación complementaria hasta los 2 años o más).
Asimismo, es preciso aclarar que las malformaciones neurológicas asociadas al virus ocurren durante el período de desarrollo del sistema nervioso intraútero, no existiendo ese riesgo luego del nacimiento, ni se transmiten por la lactancia. Y reforzar los cuidados en relación a la exposición de los niños al mosquito.

RECOMENDACIONES PARA EL USO DE
REPELENTES
Los repelentes de insectos son sustancias que, por su olor o naturaleza, ofrecen protección contra las picaduras de insectos. Se aplican sobre las diversas zonas expuestas del cuerpo mediante diferentes sistemas: lociones, cremas, vaporizadores, roll-on, stick-gel, toallitas impregnadas, etc., a través de los cuales los principios activos son depositados sobre la piel. Generalmente aseguran una protección de 4 a 8 horas después de su utilización. No matan al insecto pero lo mantienen alejado de la zona donde se ha aplicado el repelente.
En el mercado farmacéutico se encuentran distintos tipos de repelentes de insectos. Uno de los más ampliamente utilizados es el DEET (N N-diethyl-m- toluamida).
La concentración de DEET puede variar de un producto a otro y en las diferentes formas de presentación. La duración de la protección depende de la concentración. Un producto con DEET al 10% protege durante 2/3 hs. aproximadamente, en cambio al 25% la protección es de 6 hs. en promedio.
La Academia Americana de Pediatría recomienda que los repelentes que se usan en niños no deban contener más de un 30% de DEET.
No se recomiendan los repelentes de insectos para los niños menores de 2 meses de edad, resumió la Sociedad de Pediatría Argentina.

Fuente:

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico