El viudo de Nora Dalmasso será indagado hoy como sospechoso de haberla asesinado

El crimen fue descubierto el 26 noviembre de 2006, cuando la víctima fue encontrada estrangulada y semidesnuda en su casa del barrio residencial Villa Golf, en Río Cuarto. A lo largo de la investigación se manejaron varias hipótesis. Incluso el hijo de la víctima estuvo entre los imputados y luego fue sobreseído.

Marcelo Macarrón, viudo de Nora Dalmasso, asesinada en noviembre de 2006 en su casa del barrio Villa Golf de Río Cuarto, será indagado hoy en los tribunales de esa ciudad cordobesa como presunto autor del crimen de su esposa.
La audiencia está prevista que comience a las 9.30 en el cuarto piso del edificio judicial situado en Deán Funes y Alvear, en pleno centro riocuartense, en el sur de Córdoba.
Macarrón (57), con la defensa de los abogados Marcelo Brito y Gustavo Liebau, será indagado por el nuevo fiscal de la causa, Daniel Miralles, quien el 18 de marzo último lo imputó como autor del "homicidio calificado por el vínculo" de Dalmasso (51).
El defensor Brito adelantó que el viudo no se va a negar a declarar ante el fiscal porque se considera "inocente" y reiteró sus críticas hacia la investigación.
"El fiscal anterior (por Javier Di Santo) no hizo nada y este nuevo (por Miralles), después de no haber visto una sola prueba, se enamoró equivocadamente de algo que va a conducirlo a la inocencia de Marcelo Macarrón", opinó el letrado. Y agregó: "no existe una sola prueba para dudar" de que el viudo "no haya estado en Uruguay" al momento del crimen.
Brito también sostuvo que nunca se investigó como correspondía al empresario Miguel Rorher.
"La pregunta del millón es qué pasa con Rorher, para mencionar uno de los sospechosos. ¿(El fiscal) Lo va a convocar al proceso? Nunca entendí por qué, frente a los elementos para sospechar, nunca se lo convocó sino en calidad de testigo, y en calidad de testigo dijo que no estuvo (vinculado al crimen)", señaló Brito a Cadena 3.
Para el defensor, es "muy simple" lo que debería hacer ahora el fiscal Miralles y eso es que lo cite al empresario y ordene extraerle una muestra de sangre para cotejar su perfil genético con el ADN hallado en el cadáver de la víctimas y otros elementos de la escena del crimen.
Es que al acusar a Macarrón, el propio fiscal Miralles explicó escuetamente a la prensa que se había basado "fundamentalmente" en los elementos que ya estaban en el expediente y, en ese sentido, se refirió a las pruebas genéticas.
En esa oportunidad, el instructor judicial también aclaró que no había ninguna novedad en la causa sobre la situación de Rorher y que la acusación a Macarrón partía "de la base" de que el viudo estuvo presente en Río Cuarto la noche del crimen.
Luego de ser notificado formalmente de su imputación, Macarrón se presentó la semana pasada en la Fiscalía para designar a sus abogados defensores, al tiempo que Brito interpuso un escrito mediante el cual los hijos del viudo y Dalmasso, Facundo (28) y Valentina (25), renunciaron a ser querellantes en la causa ya que apoyan la inocencia de su padre.

SIN RESOLVER
El crimen de "Norita" fue descubierto el 26 noviembre de 2006, cuando la víctima fue encontrada estrangulada y semidesnuda en su casa del barrio residencial Villa Golf, en Río Cuarto, unos 225 kilómetros al sur de la ciudad de Córdoba.
A lo largo de la investigación se manejaron varias hipótesis: una apuntó a un crimen durante un juego erótico, otra a un estrangulamiento durante la consumación de una relación sexual y la tercera un homicidio cometido tras un abuso.
Los estudios forenses determinaron que la víctima, previo a su muerte, tuvo relaciones sexuales, aunque nunca se estableció si fueron consentidas o producto de una violación.
Durante la investigación, se sobreseyó a los tres únicos imputados como sospechosos de cometer el crimen, el primero de ellos, Rafael Magnasco, quien se desempeñaba como asesor en el Gobierno de Córdoba.
Luego, en 2007, fue detenido e imputado por "violación seguida de muerte" Gastón Zárate, quien había trabajado en la casa de la familia Macarrón y fue conocido como "el perejil" por la falta de pruebas en su contra.
Mientras, Facundo fue acusado ese mismo año pero en grado de "sospecha leve" por presunto "abuso sexual gravemente ultrajante y homicidio calificado por el vínculo", a partir del hallazgo de un patrón genético (haplotipo Y) correspondiente con el linaje Macarrón en el cuerpo de la víctima y en el lazo utilizado para asfixiarla.
Sin embargo, en 2011, el FBI remitió su informe final sobre sus estudios de ADN y confirmó el hallazgo de al menos dos perfiles genéticos completos, los cuales no pertenecían a Facundo ni el pintor Zárate, lo que derivó en 2012 en el sobreseimiento de ambos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico