Empieza el juicio por el asesinato de la mujer que amamantaba a su bebé

El homicidio de Anahí Tamara Copa, la mujer que recibió un balazo mientras estaba acostada en su casa alimentando a su bebé, llega a juicio y ante el tribunal se sentaron a las 9 de la mañana Rodrigo Soto y Diego Serrano, acusados de homicidio agravado por uso de arma de fuego. El primero está detenido con prisión preventiva desde el 10 de diciembre, mientras que su cómplice fue beneficiado con el arresto domiciliario.

Rodrigo Alexis Soto (25) y Diego Armando Serrano (28) fueron acusados como autor y partícipe necesario, respectivamente, del homicidio de Anahí Tamara Copa (22), la chica que fue asesinada el año pasado durante la madrugada del Día de la Virgen.
La víctima se hallaba recostada en la cama de su precaria casa de chapas cuando una bala que iba dirigida hacia la vivienda contigua, donde reside una conflictiva familia, atravesó la frágil pared y terminó con su vida. En uno de sus pechos, inocentemente, continuó tomando leche su bebé.
El delito fue calificado como homicidio agravado por el uso de arma de fuego, en los términos de los artículos 79 y 41 bis del Código Penal. El mismo tiene una pena mínima de 10 años y 8 meses de prisión, aunque la fiscal Camila Banfi adelantó en su acusación que la pretensión punitiva para ambos es la de 15 años.
El tribunal colegiado que fue designado por la dirección de la Oficina Judicial estará integrado por los jueces Miguel Ángel Caviglia, Daniela Alejandra Arcuri y Gladys Mariela Olavarría. El Ministerio Público Fiscal será representado por la propia Banfi, mientras que el defensor particular Alejandro Fuentes asistirá a Soto. Serrano, en tanto, recibirá el asesoramiento técnico de la Defensa Pública.

A MANSALVA
Hay que recordar que al inicio de la investigación la acusadora pública refirió contar con un testigo de identidad reservada quien le aportó la información necesaria para llegar a los ahora acusados. Ese testigo fue quien observó el Volkswagen Gol blanco de Soto a la 1:40 del 8 de diciembre de 2015 en proximidades de la rotonda de La Saladita, en el barrio Quirno Costa.
El dato ubicó a Serrano en el lugar del conductor y a Soto como acompañante, desde donde habría sacado parte del cuerpo para disparar en 5 oportunidades.
El mismo testigo describió que el arma utilizada es similar a la que usa la policía y estimó que se le pudo haber trabado porque no disparó más. Ese testimonio será de especial interés para esta instancia.
La investigación fue corta y no superó los 60 días. En ese plazo se revisó la medida de coerción, que fue de idéntico plazo y allí el 10 de febrero Serrano resultó beneficiado con la morigeración de la prisión preventiva, modificándose su situación por una permanencia continua en su domicilio.
En tanto, para Soto se confirmó el mantenimiento de la me medida cautelar dictada por la juez natural de la causa, Raquel Tassello.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico